Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

lunes, 11 de septiembre de 2017

Huevos de avestruz y la exposición en Tenango.

Después de una caída de ánimo en la semana pasada, (cada vez son más frecuentes" se llegó el día de la inauguración en Tenango del Aire en el espacio del maestro Nahum...  Y la exposición de los huevos de avestruz,  gustó, aunque el maestro hizo un comentario referente a que no entendía porque se llamaba así, si no tenían nada que ver con Pompeya... La exposición se llama POMPEYA, porque tomamos elementos de lo que encontraron ahi, para realizar los huevos... en realidad ese fue nuestro pretexto para pintar sobre los huevos y nada más... Pero entiendo que no lo vean como yo lo pensé.. después del todo, el arte es así.. se permean cosas que uno no quiere mostrar.
Yo me siento satisfecho de haber hecho tres huevos más para la muestra... Eclosión es de mis favoritos... trabajar con esa terracota que seca en frío, me encanto...  tanto que quiero hacer algo mayor con eso. Mi pieza, está sobre un huevo roto... sólo lo pinté y la paja  es de una escobeta que compré ...  lo demás está modelado y me divertí mucho haciendolo... .
Debo decir que el tiempo se me vino encima, tanto que me sorprendí mucho que pudiese haber terminado a tiempo... ya son cinco huevos los que hago, uno de ellos ya lo vendí... Así que sólo expusé 4... y se quedará ahi hasta el próximo 15 de octubre que entiendo que el maestro hará una presentación de un libro y con eso se hará la clausura. Esto me recuerda que tengo que preparar mis textos para el libro de cuentos que quiero editar... 
Y bueno, si bien, me queda claro que no todo mundo está interesado  ir... la verdad es que me gustó  el resultado... el maestro Nahúm se portó a la altura, como siempre y  trabajó un huevo exprofeso para la muestra... y esos siempre es un placer.  Ahora a lo que sigue, que queremos hacer una exposición en el Toltekali,... para celebrar a nuestros muertos que siempre nos sirve de pretexto para hacer cosas con nuestras manos que al menos en mi caso, no las puedo tener en paz.