Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

domingo, 31 de julio de 2011

swan lake

Este fin de semana, después de varios días de malestar emocional... encontré un ballet que vi en vivo hace 11 años en Londres y que recuerdo qué en aquel entonces... me cautivo de tal forma que por mucho tiempo no pude quitármelo de la cabeza... En el Swan Lake, algo encontré en ese momento que no tenía claro, sin embargo soñaba con el. Una vez lo vi en televisión y lo grabé en VHS pero recuerdo que tenía que salir de casa y lo deje grabando, así que se grabo con comerciales y no alcanzó la cinta para grabar el final. Muchas veces lo vi y lo vi y lo volví a ver... pero... no había visto el final desde hace 11 años. Y ahora que lo encontré de forma digital, lo baje a mi computadora... y fue tal mi emoción que me dispuse inmediatamente a verlo. No sé si es por las emociones vividas en estas semanas o por el famoso medicamento en mi corteza cerebral. pero no pude para de llorar en todo el ballet... 2 horas de imágenes que evocaban mis sueños de niño y sin mucha claridad consciente.
Y cuando finalmente el personaje central de la historia, el príncipe enloquece... ve como los cisnes matan a su cisne blancol... entonces cae muerto, y del fondo, arriba de la cabecera de su cama aparece la imagen de ese mismo cisne con él mismo en brazos pero cuando tenía 9 años buscando la protección de un cisne blanco... un ser con alas... Me cogió de sorpresa esa imagen, pues es uno de los sueños recurrentes que siempre he tenido desde que era un niño de entre los 9 y los 12 años... Esa es la razón por la que siempre he pintado seres con inmensas alas, seres alados que acompañan mis largas noches... Encontré en el ballet una imagen que pinté, casi de memoria, y que refleja mucho de las emociones actuales, y que por primera vez en mi vida creativa, no quiero mostrar a nadie, mucho menos sacar de mi estudio... Es tan reveladora, que me asusta y me avergüenza. Aun no la termino... me ha provocado tanto desasosiego que una de estas mañanas le puse una sabana encima para no verla... y finalmente después de haber visto de nuevo el ballet, termine por quitarla del caballete y guardarla, así, sin terminar, sin firmar, sin concluirla... No hay apuntes de esta pieza... y no sé, por lo menos ahora mismo, si la terminaré o un día de estos, sencillamente le ponga acrílico blanco encima.

Matthew Bourne es sin duda un coreógrafo excepcional, al menos para mi lo es... y esta obra coreográfica me habló directamente y toco mi corazón. No sé de dónde le vienen a él esas imágenes, pero lo qué sé es que estoy muy agradecido por haberme visto reflejado en algo tan distante, aparentemente, tan alejado de mi. Y que le dio cierta claridad a mis pensamientos y emociones. Gracias Sr. Bourne.
video

lunes, 18 de julio de 2011

Satisfecho...

Ayer me levanté y hacía tanto frío que asi en pijama me enfunde con mis pantalones de nieve, suéter y chaleco y cogí un pincel para pintar, traía el impulso de la noche anterior y muchas ganas de terminar con la pieza de mi sobrino-nieto. Y finalmente a medio día termine la pieza que había comenzado al menos un par de meses atrás ... Ya me hacia cargo de conciencia no terminar con ella. Sólo al final me dí cuenta que le faltaba un elemento, un corazón de latón (milagrito), pero con todo y todo la firme, la firme como la nueva era con la "O" al final... y ahí está. Aunque la veo y como que una veladura más de sombra no le vendría mal.. lo pensaré. La pieza la pensé siempre para mi hermana Carmen, como agradecimiento por el apoyo qué he recibido desde que había caído enfermo, asi que se la envié por correo y le gustó, está encantada con ella, ya pronto se la va a llevar. Después seguí con una pieza más vieja que tenía en el otro caballete, una imagen que quienes la han visto les evocaba a "la Piedad" me parece que la idea no da para tanto pues son dos varones, pero entiendo que la vean así. Yo la había dejado de lado, porque me había perdido con esa idea, no sabía cual había sido mi intención original, ni qué pretendía con ella, ni porque no usé modelos reales. Así que cambié al personaje principal evocando al Talibán que por cierto me salió casi de memoria y ahora me gusta más... le faltan algunas veladuras de sombreado y la concluyo... y espero qué ahora sí, me guste del todo la imagen. Cuando termine de trabajar esta pieza, la cambié de lugar al caballete de la otra habitación, dónde duermo, y quite y guarde el "sueño de efavirenz" pues si bien me gusta ese cuadro, no es muy halagüeño estar viendo esa imagen todo el tiempo. Lo mejor era guardarlo y dar espacio a lo nuevo a lo que traigo en mi cabeza, y eso siempre servirá para que al despertar sea lo primero que vea y encuentre un significado diferente para terminarla.
Coloqué un nuevo lienzo, tomé mi libreta de apuntes y comencé una idea nueva que hacía tiempo traía en la cabeza... usando la imagen del Talibán, ... sin embargo, no sé a dónde va... me gusta el dibujo como va, y evoca muchas cosas, se me presenta cómo un ángel que cae o acecha... pero entonces ¿qué hago con las perras que las quería ahí? no lo sé. Lo único claro es qué estoy logrando el dibujo... y eso me gusta. Así que la dejaré descansar hoy para ver que veo en la noche que regresé a casa... Hacia mucho tiempo que no encontraba esa emoción por trabajar... me había sentido tan cansado que llegué a cuestionarme si me había hartado... pero, parece que sólo necesito la paz que he tenido en estos días, amor hartos besos y confianza para trabajar a gusto... y enamorarme de lo qué estoy haciendo, claro. Por cierto, tengo que terminar el retrato de la niña qué me encargaron... Bety cofia en mí y debo terminarlo, ya...

Hoy amaneció muy, muy fría la mañana... ya me serví una taza de cafe caliente y un panque, estoy en mi pijama y un chaleco nada más... escucho música y dejo que mis manos y mis pensamientos sencillamente fluyan... hay tanto que hacer, pero por lo pronto me voy alistando para irme a la tienda de materiales a acompañar a uno de mis amigos del taller de artes plásticas que doy y de paso para comprar materiales que necesito, seguramente también almorzaré con él... tengo que ir por el medicamento de esté mes y dar mi clase. Comeré con Zardoni y tomaré cafe con Verónica, Zardoni y Erick... y soñaré despierto. Y como dije en la semana asada, caminare con la "O" tatuada en mi frente, pensando en él.

sábado, 16 de julio de 2011

La noche y la angustia.

Desde hace unas semanas he notado que me afecta al caer la noche... y me afecta al punto de sentir angustia, no sé si es por saber que me tengo que meter a la cama y tengo insomnio, o si es porque me doy cuenta que he hecho poco en el día, o ¿qué es?... pero más o menos la sensación es que me encantaría cerrar los ojos y qué al abrirlos, ya haya amanecido... mis sueños son tan vividos, tan reales que me perturban al punto de despertar cuando he logrado conciliar el sueño... y siento frío. El frío es una constante en estos días el frío y la humedad. Y bueno, estoy tratando de terminar unas piezas que ya tienen mucho tiempo en mi caballete, estoy haciendo un retrato por encargo de una niña que siempre es un reto hacer y estoy haciendo apuntes con color en mi libreta con el Talibán qué ya el hecho mismo es una experiencia sensorial y recreativa cercana al éxtasis, qué va más allá de sólo pintar en mis libretas por ejercitar mis manos. Todo esto buscando mitigar la angustia que me produce la fría noche que me abruma.Así que de verdad espero poder terminar con estos cuadros y el retrato en esta semana que comienza mañana... y poder plantear, además, lo que traigo en la cabeza; dos cuadros de gran formato con el Talibán, y un autorretrato para la exposición que tendré en el Salón de la Plástica Mexicana en noviembre próximo, que de primera intención planteo como un díptico y qué estoy seguro que por necesidades del espacio de exhibición, nada más presentaré uno de los dos lienzos. Y bueno, es eso lo que traigo en mi cabecita. Terminar los cuadros del caballete y las piezas nuevas y dejar de sentir angustia. Qué por cierto en la semana pasada me dijo un impertinente qué era seguramente porque, ya tenía en mi corteza cerebral el medicamento, (sic) claro que no le hice caso... y tan sólo sonreí, pero como bien dice el Talibán... la gente habla porque tiene boca. Porque si así fuera el caso.... no puedo hacer nada más que asumir y seguir viviendo tratando siempre de mejorar las condiciones de mis sueño.Y sigo dando clases y ya comenzamos a pintar finalmente después de casi dos meses de clases, tengo menos alumnos, pues siempre dejan de ir algunos y otros más sólo se presentan una vez y jamás regresan.... pero me siento contento con los que están, me siento contento con el progreso y estoy seguro que haremos una buena presentación de fin de curso. También estoy participando en un grupo de teatro y todo parece indicar que regresaré al menos por un tiempito a hacer teatro, pero de la mano de mis compañeros de grupo y del Talibán como cabeza. estoy seguro que será más qué divertido y qué la pasaré muy bien.
Y jugando, jugando, me tomé estás fotos en una de estás noches como para boludear y no pensar en la angustia... y me gustan, me gustan mucho... siempre me es muy divertido tomar fotos, soy tan malo haciéndolo que el resultado me sorprende y divierte... Ah! y por cierto... tengo que tomar una foto para un concurso de fotografía en el que quiero participar, así que iré entrenando... capaz que no lo hago tan mal.

martes, 12 de julio de 2011

Sin sabores... pero en paz.


Éste fin de semana fue entre agradable y finalmente con un sin sabor de boca... mi pasado, insiste en hablar, pero más que hablar, son demandas por llenar un vacío que hacía mucho yo no podía hacer... y entonces recibo hasta 14 llamadas a mi celular y otras tantos mensajes. ¿Cómo hacerse escuchar?, ¿Cómo explicarme, sin ser grosero?... no hay forma, no encuentro eco... y de verdad no sé que hacer... Y sé que quizás no me corresponda, pero entonces...¿ porqué siento esta cruda moral?. Sé y soy consciente que debí haber detenido todo esto, y no lo hice... y esa es mi responsabilidad. Lo que tengo muy claro es qué el chantaje... me agobia, me cansa, me hace sentir dolor en mis mandíbulas... y nadie merece eso, ni él y menos yo.
Así que me refugió en mis hijas, Libertad y Uma... que suficientemente demandado me siento con la "adultes" de mi Libertad... pues quiere ir al baño y tengo que bajarla, quiere beber agua, y tengo que servirla, quiere comer y tengo que preparar la comida... asi es de demandante y así es como la atiendo, y la quiero y acepto. Y Uma, siempre me busca para abrazarnos y darnos cariño, para querernos y acariciarnos, para sentirnos cerca unos y otros... para amarnos asi... calladamente y en paz.


Y entonces en la soledad de mi estudio, evoco imágenes que me hagan sentir bienestar y placer y dibujo y pinto, planeo, anoto, tomo apuntes, miro, sonrío, y me digo... merezco estar bien y tranquilo, merezco amar y sentirme amado, libre y en paz... aunque a veces me asuste.

jueves, 7 de julio de 2011

Lo que me trae la lluvia. ...

Algo viene con las lluvias qué te abre un sin fin de posibilidades, la lluvia limpia el ambiente, llena de verde los jardines, alimenta las plantas, humedece la tarde, como cuando las lágrimas limpian el alma y el corazón. La lluvia siempre llega, tarde que temprano llega. Y está a mi, me esta trayendo esperanza, me esta dejando un río de posibilidades de limpiar mi universo, de respirar y llenar de aire los pulmones, de darle un sentido a mi trabajo creativo. Esta lluvia entra como en un torrente sanguíneo y arrasa con todo lo que no sirve de mi corazón y de mi alma. Y sin culpas y si con mucha responsabilidad, lo acepto y lo entiendo.

Agradezco infinitamente a mi pasado por todo lo que tengo y recibí, agradezco... que haya estado cerca cuando más necesitado estaba... nunca entendí por qué tantas mentiras, ni tantos engaños... pero ya no importa, agradezco desde muy adentro su presencia y los meses que me dedico, gracias... estamos en paz.
Y ahora... se quede o no, este torrente de agua limpia que llega a mi corazón. Lo recibo gustoso y me reencuentro después de 4 años nuevamente con Oliván... para meterlo en mis lienzo y tocarlo con mis pinceles... para renovar los votos, para apostar por la vida, así... en paz.

domingo, 3 de julio de 2011

Historia de vida...


Hace una semana, me pidieron en un curso que tome, qué escribiera mi historia de vida... y fue un poco difícil sintetizar toda mi existencia. Pero me doy cuenta que hay cosas que han marcado mi andar... cosas que son en verdad la línea que marca la diferencia... así que transcribo lo que escribí.

A mis hermanas Carmen y Leticia...

Hacer una historia de vida, puede resultar muy cansado y poco objetiva, pues no sé qué decir, ni qué contar, ni a qué darle peso, ni qué es en realidad lo que ha hecho de mi lo que soy… Así que sólo puedo decir, qué crecí en una familia de 8 hijos, donde mis padres ante tal necesidad se preocuparon más por que tuviéramos ropa limpia, comida, casa y una buena educación, dejando de lado, el ¿Qué sientes?, ¿Qué quieres? y ¿A dónde vas?... No por maldad si no por lo que su historia de vida les permitieron.

Siendo el segundo de tres varones en medio de 5 mujeres, crecí como animalito, interesado en todo lo que me rodeaba y al mismo tiempo asustado de todo lo que percibía. Así que me hice de amigos que no existían y refugiado en las historias que me contaba la señorita María Luisa en los libros de la biblioteca de la primaria… llegué a la pubertad.

Aislado, ensimismado, envuelto en fantasías, añorando la complicidad de un ser alado, crecí soñando con imágenes enormes alrededor de mi cama. Crecí… y crecí fuera del seno familiar, cambiando toda la estructura de mi educación. Cambiando hasta mí nombre. Asumiendo el papel del varón que mi padre siempre me impuso, y con la honestidad y el coraje que esto obligaba. Abracé a una perrita que nombré "Libertad" y de ella me llegó un legado de seres con quien dormir hasta estos días, que por tardes enteras hundo mi cara entre ellos, mis perros, que siempre, siempre han estado junto a mí.

Y siguiendo siempre lo que sentí como el único camino que yo quería tomar, y para él que yo estaba hecho. El arte ha sido y es la única razón de mi existencia, y junto a ellos, mis perros, ha sido el paliativo a todas mis carencias a todos mis anhelos, y la única forma que entendí para demostrar el amor a los demás.

Pero en algún momento me perdí… en algún momento confundí y me enrolé en un desenfrenado frenesí por la carne, que como dice un amigo, “esta maldita necesidad” de mirarme en los ojos de los demás… me llevó a confundir las formas y perdí el control.

Con conciencia o sin ella, llegué a descubrir un día que mi cuerpo se agotaba, que perdía peso, que la vida se me iba y no encontraba la forma de asirla… Había llegado el “sub total” de la cuenta… con resignación asumí que me había ganado un premio que no quería. Y entonces, sólo hasta entonces, tomé responsabilidad de esa parte de mi vida que había dejado en los demás.

Hoy con los años de mi madurez y aun año de ser tocado por éste virus… asumo que amo la vida, que por encima de todo está la vida, que de verdad es un ¡regalo de Dios!.  Que la quiero vivir al máximo, con conciencia, con responsabilidad y con amor por ella. Que quiero cumplir 90 años pintando, con mis perros a mi lado. Siendo un viejo productivo, feliz de haber vívido todo esto que es la gran oportunidad de respirar, saldando mis cuentas, creciendo… amando y no hablo del amor que te produce jadeos, sino amando al de enfrente, así… a todo el que tenga enfrente, por cursi que parezca. Y sólo entonces un día dormido… deje de existir.