Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Hay un tiempo para todo.

Cuando era muy jovencito me llegó a mis manos este texto de Eclesiastés , Hay un tiempo para todo. 
 
3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. 
3:2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; 
3:3 tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; 
3:4 tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; 
3:5 tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;   
3:6 tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; 
3:7 tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; 
3:8 tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.
 Y de  algún modo, me dio tranquilidad, me dio cierta paz y al mismo tiempo me dio esperanza, Entender qué las cosas pasaban por algo, y entender mi propia mortalidad y fragilidad, me abrió los ojos. Y me gustó. Ahora estás líneas me hacen tener mucha mayor claridad de las cosas y me consuela de cierta forma. Y es qué va tan unido a aquello de qué cada causa provoca un efecto, y qué todo tiene su tiempo, todo. 

Ahora a mi edad, con la plenitud de mi pensamiento, asumo cada una de las causas qué he hecho y de las qué he dejado de hacer, esas me ayudan a entender el efecto que tengo y vivo día a día, la forma en que me relaciono y la forma en que veo a los que están a mi alrededor; mis hermanos, mis amigos, es de una forma más real. y si bien no alcanzo a entender mucho de lo que son y hacen ... intento respetar a cada uno.
Pero no todo es tan perfecto y bien planeado, Hay cosas qué me perturba, relaciones no saldadas qué no sé como maneja. La relación con mis hermanos, Los más grandes de quien he estado tan alejado todos estos años, de quien soy tan sólo uno más de la familia al que no entienden. 

Me he rodeado de cosas, de cosas bellas a mis ojos, de arte, de la producción de arte, de libros y fantasía, del amor de mis perros, de mis diarios y dibujos, y todo esto para no pensar en la distancia que hay entre mi familia,  Para no mirar a los otros... porqué siendo honesto Gil, tengo tanto rencor por eso,  que me asusta. Hoy pensaba sobre mi relación con mi hermano mayor, saberlo enfermo, saberlo frágil, me da tanto pesar como la distancia qué hemos puesto en todos estos años, pero es tan difícil acercarse que me perturba la idea y me hace pensar si en realidad quiero hacerlo, ... He aprendido que yo tengo la decisión de comunicarme con quien yo quiera, Qué puedo detener cualquier tipo de comunicación ... pero cuando recuerdo qué es mi hermano, no sé qué hacer...  . ¡Como me gustaría hacerle ver lo que el mundo puede ofrecer! ...La vida no termina con un enfermedad, la enfermedad misma es parte de la vida... qué difícil es hacer qué los demás vean esto y lo asuman, especialmente él, mi hermano.