Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

martes, 18 de septiembre de 2012

Retos...

Pintar las ideas de Tamayo, ha sido verdaderamente un reto para todo lo qué yo he venido haciendo en casi 18 años de trabajo. Es la primera vez qué me veo obligado a mirar desde un ángulo diferente todo lo qué hago. Salir de mis pensamientos y concepciones, expandir mi forma de ver y de sentir las cosas... Si no  fuera por las peticiones de imágenes qué él me ha hecho, no me habría dado cuenta de qué es posible salirse de uno mismo, bueno, en la medida de lo posible, pues supongo qué no deja de estar permeado de mis emociones estos cuadros, ... es como finalmente yo entiendo lo qué el quiere. Y es ahí donde está el valor qué encuentro para mi. Ha representado un buen reto, pero ha sido también muy satisfactorio hacerlo. Y me gusta... 

Terminé ésta pieza el fin de semana pasado, en medio de muchísimas cosas. Ayude a mi amiga Alma en su restaurante atendiendo la caja, vinieron a mi casa ha modificarme el tatuaje, un chico vecino mio, que a decir verdad ha resultado muy grato platicar con él, pues además de talentoso, es muy profesional y bastante equilibrado para su corta edad. Así qué el sábado pasado, terminé dolorido de mi espalda, muy cansado y además con la visita de mi amigo el modelo con el qué estoy trabajando. Todo bien, tranquilo, pero cansado. Con poco tiempo para mi, para ponerme a leer cosa qué tengo atrasadas, poco tiempo para ver mis películas qué tanto me gusta, poco tiempo para estar con mis hijas qué me demandan tanta atención, Ya para el domingo qué terminé la pieza de Tamayo, estaba verdaderamente muy cansado, pero aun así, estuve con mi hermana Carmen y seguí pintando. 

Todos estos días he estado deseoso de dibujar y dibujar, pero habiendo tanto qué hacer u pintar, ha sido con poco complicado hacerlo. El cima no me ayuda, está nublado, húmedo y frio. Dice Álvaro qué es un ensayo para ahora qué me vaya a San Francisco, me hace gracia... 

Sigo con mi curso, sigo viendo en ese curso con quién me relaciono, y entiendo cada vez más qué la necesidad me ha segado en muchos casos, pero no más... Puedo ofrecer mi amistad, mi cariño e incluso mi apoyo y solidaridad, pero no puedo engancharme emocionalmente, ni intentar resolverles la vida a nadie. Y limpiar mi entorno, para estar mejor y totalmente equilibrado, digo, finalmente, yo decido con quién estar y con quién comunicarme.