Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

jueves, 23 de enero de 2014

Cuando unos ojos azules, pueden perderte...

En días pasados, me puse en contacto con Sean, no voy a decir mucho, sólo qué hay cierta sinfonía y afinidad... y eso es muchísimo en ésta vida. Hice este dibujo, como un intento de mirar más allá de lo que se ven en ese azul que tanto me gusta y  me pierde. El dibujo,  por supuesto es para él...
Después de haber terminado con mi autorretrato, me he puesto a dibujar una idea que ya antes tenía en una de mis libretas de apuntes. La verdad es qué estoy intentando no usar un modelo definido, si no todo a partir de lo  que veo directamente en mi cabeza... Me está costando un poco de trabajo lograrlo, pero me gusta el movimiento que tiene y poco a poco voy sacando la composición... Qué a ciencia cierta no sé realmente que quiero hacer, pero... lo que está saliendo, me gusta. Sólo tengo claro un hombre enorme con alas y una mano buscando agarrarse de algo... ¿Agarrarse de qué? supongo que de la vida misma.

Regresé al gimnasio hace dos semanas. Había olvidado como se siente el cuerpo, el sudor recorriendo mi espalda, los músculos de mis piernas, la sonrisa que me provoca la adrenalina y testosterona que fluye cuando hago ejercicio... Me hace sentirme tan feliz, tan pleno, tan lleno... qué eso tiene que ser sentir a Dios y todo su amor dentro de mi. A diferencia de otras veces que intente regresar, no me siento tan cansado. Es evidente que mi manera de pensar ha cambiado en diferentes aspectos, porque, de verdad que si bien hay cansancio... es muy diferente a otras veces. Sólo tengo que acostumbrarme a ésta nueva rutina, a ordenar mis horarios de comida y no faltar... Estoy saliendo del estudio, todos los días, y casi diario estoy dibujando, o pintando, según sea el caso... Por supuesto que disfruto mucho seguir viendo películas mientras pinto, escucho música en mis trayectos y leo... y me siento tan feliz por varias cosas que es irreconocible el sentimiento. 

Las ilusiones de ese azul que acompañan por ahora mi vida, me hace sentir qué Uma y yo, no estamos solos... Me hace sentir, que a pesar de  las incertidumbres de la vida diaria... Estoy seguro, y estoy bien.