Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

martes, 21 de octubre de 2014

¡¡Ay la lluvia!!

Hay cosas que no están a mi alcance, como controlar el clima... en estos días pasados ha habido lluvias constantes casi todo el día. Eso hace que mi casa se torne fría y que ande más cubierto que de costumbre, si así es el inicio del otoño, no me imagino como será el invierno. Pero esto afecta mi estado anímico y no me deja trabajar, tanta ropa de lana encima me cansa y ni se diga si tengo que salir, sé que es algo que no puede detener mi vida, pero de verdad que por más que lucho contra ello, lo único que quiero es estar arropado en mi sillón leyendo o viendo algo en la computadora. Mi pobre Uma se la pasa en la cama con una cobija encima también... aunque ella es un perro feliz, cuando tiene mucho frío me ladra para que la suba a la cama. 
 Lo que más me molesta es que venía trabajando muy bien en estos días, no sé por qué el clima es tan determinante para mi. Cuando externo esto, la gente  a mi alrededor siempre dice que les gusta el frío que les gustan los colores, la ropa, el ambiente... ¿será que estoy mal de mi cabeza? El otro día pensaba como  es que siempre que he tenido que viajar fuera de mi país y siempre a lugares mucho más fríos he podido soportar el clima... La razón es simple... en esos sitios las casas están hechas para eso para el frío y ahí no tengo que andar con suéter ni nada de lana encima mientras estoy dentro, eso es lo que más me fastidia... Aquí, en cuanto me levanto de la cama, tengo que ponerme algo... porque el sólo cambio de temperatura provoca que comience a estornudar.  El fin de semana estuve con resfriado, afortunadamente pude controlarlo con antihistamínicos...  y claro... me provocan somnolencia y menos quiero hacer  nada eso a su vez me provoca intranquilidad pues si no pinto o dibujo, de verdad que me pongo mal y hasta la comida es menos, no quiero ni moverme, si no fuera por que Uma necesita salir a caminar, ni saldría de casa. Octavio quiso venir el fin de semana a seguir posando... le dije que no. No tenía ganas de hacer nada... Y ayer vino José Luis que siempre es tan divertido compartir con él... me puso de buen animo. Así que espero hoy hacer todo lo que tengo pendiente... Necesito empacar unas piezas que se van a San Francisco...  desentelarlas del bastidor, armar un cilindro, armar un sobre con los catálogos y los certificados de autenticidad... y por supuesto antes imprimirlos. y avanzar en mis cajas... Hay mucho que hacer Darío... mucho.