Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

sábado, 21 de marzo de 2009

Natalicio 85 de Don Rafael.

Ayer fue el natalicio de mi padre, habría cumplido 85 años, este año cumple 10 años de muerto y siempre lo seguiré echando de menos. Mi padre era hijo de un español inmigrante y una indígena mexicana, tenían panaderías, según recuerdo en San Juan Teotihuacan y en el rumbo de la Villa de Guadalupe y habiendo pasado por un sin fin de cosas. El siempre contó historias llenas de magia y aventura que a mi siempre me atrapaban, contaba que de jovencito se salió de su casa porque quería ser torero y como no sabia lavar su ropa ni tenia donde, compraba su ropa interior, la usaba un par de días y la tiraba a la basura. Comía latas de frijoles que entonces comenzaban a venderse asi, pan español que siempre le gustó y el queso de puerco. Se sabía el nombre de todo el pan dulce y con paladar experto sabia perfectamente si tenían huevo o no el pan. A veces nos asombraba contándonos lo que mi abuela podía hacer con sólo enfadarse, era telequinetica y si se alteraba al punto de gritar, los vasos de vidrio se reventaban. Siempre sabia que les pasaba a sus hijos aunque no estuvieran cerca. Contaba muchísimas anécdotas... una de tantas es cuando de niño vi como entraron a robar la casa... por alguna razón que no recuerdo dice que estaban todos sus parientes ahí y eran tantos que dormían en el suelo algunos. El recordaba como un ladrón, abrió una de las puertas del ropero que estaba de cabecera de el, vio como sobre su cara abría con un leve rechinido... Otras veces contaba como estaba embrujada la panadería que había heredado de su padre... el pan no se cosía, las ventas eran mas que malas y como finalmente cerraron la panadería. Una que era muy buena y que usaba como ejemplo de coraje fue cuando buscando trabajo con uno de sus hermanos, lo recomendaron en un taller mecánico para una maquina rectificadora de clutch (ni idea de que es eso) Su hermano Florencio lo recomendó con el dueño del taller... y lo dejo ahí a su suerte, cuando mi papá vio la maquina se dió cuenta que no era la que el conocía era mas moderna y con aditamentos nuevos... se asustó Vino el dueño a ver lo que había hecho y se molesto mucho cuando le dijo mi padre que no conocía la maquina, el dueño alegaba que su hermano le había dicho que era muy bueno y salio molesto. Mi tío también paso a ver a mi padre para ver como iba, y cuando encontró a mi papá compungido por esto, le dijo que si ¿a caso era un tonto y no podía con la maquina? le explico algunos detalles y le dijo como manejarla... Mi papá muy contento entendió perfectamente y se puso a trabajar... Cuando regreso el dueño sorprendido le preguntó, que como había hecho eso si le había dicho que no sabia usarla... Mi padre se turbo y sólo atino a decir -ahí están los manuales- el dueño extrañado lo miro y dijo -pero, si están en ingles- , -Si- dijo mi padre... -yo se ingles- Mi papá contaba eso riendo mucho y explicando que se había echado a la bolsa al dueño, pues sentía que ademas de un buen trabajador había contratado a un experto, claro, Don rafa tuvo que estudiar mucho mas la maquina, y tomar algún cursillo de ingles... no podía quedar mal. Y esto era un ejemplo de que en la vida había que tomar al toro por los cuernos y aventurarse a hacer algo aunque creyéramos que no podíamos, había que luchar por lograrlo.

Cosas asi mi padre nos contó, era común escucharlo en la comida reír y decirnos sus anécdotas que a mi siempre me sonaron a aventuras de otras vidas... alimento mi fan
tasía y mi deseo por dibujar... el lo hacia muy bien. Siempre me ayudó con mis dibujos de la escuela, y cuando le decía que que bien lo hacia, contaba como su madre lo saco de las clases de dibujo en San carlos porque habían mujeres desnudas... siempre me contó cosas súper interesantes, a pesar de haber sido un hombre muy fuerte de carácter.

Sin embargo .. siempre fuimos antagónicos, mi padre fue un hombre de ideas muy fijas. Con una educación que enaltecía ante todo. Con el "deber ser", vivió la segunda guerra mundial, venia de una familia basca huyendo de la pobreza. De una religión , no católica muy estricta, convencido de que lo único que nos haría mejor personas era vivir leyendo y con b
uenas maneras y ese, fue su credo y brújula para educarnos a nosotros. Asi que; ser quien soy, lo saco de sus casillas, y nunca entendió mi persona. Tuvimos batallas realmente fuertes que finalmente cesaron una vez que mi padre me dijo que esa era su casa y que ahí se hacia lo que el decía. Qué si quería hacer mi santa voluntad bastaría con poner mi casa, mis reglas, mis estatutos, pero en mi espacio, en mi casa.

Asi que, a mis 19 años, con muchas ilusiones y pocas concreciones, me fui del seno familiar para vivir mi vida.... Fue hasta los últimos 5 años de su vida, que al parecer se rindió y miro lo que yo hacia y pudimos comunicamos. Hubo días en que me hacia ilusión ir a casa de mis padres, sólo por que conversaría con él... los años y su educación, lo hicieron a mis ojos un hombre sabio... lleno de anécdotas que ilustraban mi vida, que me hacían entender al mundo y a mi mismo, entender mi origen y quien soy. Nos resp
etamos y nos quisimos, por quienes fuimos... Hasta que me toco cerrarle los ojos y leerle el salmo 23 que tanto le gustaba, antes de cubrir su cara y decirle adiós.

Siempre busqué su valía, siempre busqué su aprobación... en todo lo que hice en mi vida hasta entonces... Parece que la costumbre se me quedo y la traspale a otras personas cercanas a mi.
Ahora, mi padre ya no esta ... y después de casi 10 años siento que me hace falta... es una sensación extraña... de desamparo. Increíble ¿no? ya soy bastante mayorcito.