Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

domingo, 15 de septiembre de 2013

Un mes qué nunca, nunca, me ha gustado.

No sé si siempre escribo esto, quiero decir, cada vez que llega éste mes, pero septiembre siempre fue un mes que me provoca hasta arcadas... es tan húmedo, tan incierto, tan frío y poco colorido que detesto el noveno mes, con todo y que es el onomástico de mí señora madre. Siempre significo una incertidumbre porque comenzaba un año escolar más... y aun que siempre me gustó estudiar,  conocer nuevos compañeros, no siempre fue agradable exponerme con todas mis rarezas a la gente... sobre todo en primaria, que poco entendía de lo que pasaba. Recuerdo que mis descansos (recreo) me los pasaba encerrado en la biblioteca con la señorita María Luisa, leyendo algún libro nuevo, comentándolo con ella... otras tantas veces encerrado dibujando lo que leía. 

Ahora que soy adulto, no han cambiado mucho  las cosas... especialmente este año, el mes de septiembre ha sido tan húmedo que me pone en un estado de ánimo que me agobia. He dibujado muy poco, he trabajado muy poco, no logro comprar material y eso me deprime. Sigo buscando una exposición en mi ciudad y no lo consigo... hay una especie de apatía, de mi parte y de las personas encargadas... También es cierto que si no salgo y no "convivo" con las personas, no encontraré a las indicadas para llevar a cabo esto. En el fondo, me gusta que sea así, que no sea una exposición producto de las amistades y si lo consigo, sea a partir de mi trabajo. Pero si no es así... seguiré buscando producir mi obra por mis propios medios para mi deleite personal... Quiero enmarcar todas las piezas que tengo en acrílico, y producir más así... Es probable que regrese a la Habana a una exposición, y me gustaría llevar obras en papel con acrílicos, por ser mucho más fácil transportarlas, espero que se haga,,, y sigo moviendo mi trabajo en la red. Sé qué en algún momento habrá una repercusión por lo que hago... lo sé.  
Por lo pronto, sigo tratando de dibujar en mis libretas... después de todo, dibujar es algo que siempre he hecho, que siempre haré y que me da cierta tranquilidad hacerlo, me nivela, me conmueve, me ayuda a entender mi entorno. Un entorno húmedo que poro a poco estoy comenzando a aceptar y a disfrutar y dejar de sufrir. A lo mejor en verdad en mi otra vida nací en el Caíro  o en el caribe o en una isla del pacifico soleada... pero ahora me tocó vivir en una ciudad que mantiene un nivel de humedad que debo tolerar y aceptar. Crecer a partir de ello y vivirlo lo mejor posible... después de todo; la ropa invernal me sienta bien.