Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

martes, 1 de enero de 2019

Al fin,... terminó el año.

El año pasado en los últimos meses me sentí muy abrumado por diversos aspectos de mi vída que no me gustan... a veces creo que mi necesidad de convivencia es malsana y debería estar encerrado en mi estudio haciendo lo que más me gusta. Le dí muchas vueltas a esto, muchas...  y me doy cuenta que dificil es la convivencia en general... cuidando lo que digo, entendiendo lo que dicen... asumiendo cosas, pasando por alto otras, no tomando nada personal. trabajando a pesar de que no guste mi trabajo, que se critique bajo fundamentos moralistas... y seguir trabajando a pesar de todo eso... Alguna vez leí que cuando uno está perdido, lo mejor es volver al principio. y eso intento hacer...  Buscar los motivos por los que decidí vivir de esta manera... y seguir en ello.
 Dejé  trazado en mi caballete; mi autorretrato 54... que creo, justo habla de todas estas confusiones que siento... dejé también un  dibujo de Diego y yo, que comencé por nuestro próximo aniversario... dejé una caja  mortuoria que estoy haciendo para las mascotas de mi sobrina Fabiola...  y tengo muchísimos pendientes... muchísimo que hacer... muchas ganas de llevar acabo proyectos, necesito enmarcar piezas, ,,, necesito tantas cosas... Regresar a mi taller de dibujo, seguir practicando yoga. Tengo una lista enorme de cosas que quiero cambiar y que debo hacer. Y mucho de todo esto es en esa búsqueda de regresar a lo  básico... a mis principios... a la razón de ser quien soy. 
Pasé el fin de año con mis hermanas Leticia y Carmen y mis hijas Uma y Cósima, por supuesto, en  una cena a la usanza de mis padres, agradeciendo todo lo que tenemos, todo lo que recibimos de la vida y recordando a los que no están, ... Sé que siempre el fin de año será algo que me perturbe... tanta algarabía a veces hasta me molesta ... la incoherencia de la gente es abrumadora y no debería hacer caso de ella, porque eso es justo tomar las cosas personal... si la gente es incoherente, bien por ellos ... pero ya no puedo sonreír nada más... lo mejor es vivir la vida, no hacer caso de lo que no me gusta... leer, mirar... acariciar... amar y dejarse amar. En resumen Gil... vivir la vida, que siempre he creído, es un regalo maravilloso...  y esa debe ser mi premisa...  Si algo  no me gusta, mejor apartarme de manera callada, correcta y sin molestar a nadie.