Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

viernes, 16 de agosto de 2013

Cuando se cierran los ciclos, todo funciona.

Es evidente para mi que cuando logro cerrar  lo ciclos de acción,  mi energía es mucho mayor. Con algo tan simple logro tener de nuevo mi energía. Terminé en el fin de semana pasado uno e los cuadros y éste próximo fin terminaré uno de mis autorretratos, es curioso, siempre me tardo muchísimo en mis autorretratos, supongo que tiene que ver con las cosas que pienso, con la necesidad de reflejarme en una pieza, con lo que ello implica. En éste caso, es una pieza que nace a partir de la fantasía y de como veo las cosas cuando he estado bajo los efectos de una sustancia ajena a mi organismo por medicinal que ésta sea, al menos cuando eso ha sucedido es muy divertido... y eso es lo que quiero hacer con esa pieza, algo divertido algo que me cause una sonrisa cuando lo mire y qué en éste diametralmente opuesto al "sueño de efavirenz" qué hice en 2010. Ver esta pieza me hará ver de una manera más tangible, lo que siempre he dicho y que se ha convertido en mi frase favorita... "nada es para siempre". 

Estos días me he levantado directamente al otro lado del estudio a continuar con lo que tengo en el caballete, a tomar mi libreta de apuntes de acuarela, a escribir mi diario, a atender mi parte creativa por encima de "atender mi casa". Ahora que José se levanta y prepara el desayuno, ya ni me preocupo de ello, y simplemente me pongo a trabajar. Más tarde después de medio día, ordeno donde dormimos y tomo un baño, para salir a caminar al parque con Uma. Comemos y me voy a mi curso, con excepción de los martes y miércoles los demás días estoy en curso por las tardes, y ahora, hasta en los traslados tengo la oportunidad de escuchar opera y conciertos de pian o que tanto me gustan y que a veces no puedo escuchar en casa. Y cuando regreso a casa, continuo trabajando. A veces en el caballete, otras sencillamente en mis libretas y me siento muy bien por todo eso. 
Visité a mi hermano la semana pasada, lo vi muy dolorido, pero bien dentro de lo que  le hicieron. Se dio cuenta de lo importante que es la salud, lo importante de la simpleza del agua, del baño diario, de beber cuando uno tenga ganas... Con las restricciones que tuvo esta vez, aprendió a valorar la vida misma,  que a veces se nos olvida lo frágil que es, lo frágil que puede ser la salud si no nos atendemos, si no nos queremos, si no somos capaces de procurarnos a nosotros mismos como el ser más importante para que lo demás funcione.

Me gusto ver que Laura, su compañera estuviera tan atenta con él, que finalmente como su compañera que es, lo atendió y procuró en todo momento... Mis hermanas están tranquilas al respecto, y cada una en sus quehaceres. Y cuando escucho tantas broncas de ellos, me angustia un poco, pero, asumo que todo eso es muy individual, y quizás lo único que puedo hacer es escuchar y tratar de no mezclar mis emociones que tanto trabajo me ha costado mantener lo más sano y cuerdo posible.... 

Ya terminaré mi cuadro éste fin de semana, y por el momento todo va bien y tranquilo. Espero seguir así, productivo, cuidadoso y estudiando en  mis cursos con Mildred  y que tanto aprendo. Sólo espero poder llevar a la práctica todo eso, por mi propio bien, por mi propio beneficio que sé que de alguna forma, repercutirá en mis hermanos y mi entorno más inmediato.