Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

miércoles, 12 de febrero de 2014

La composición de Ícaro

Terminar un dibujo que me sirva de base para un cuadro más grande, es algo que no había hecho antes, siempre hacía pequeños apuntes, cosas mucho más esbozadas, pero ésta imagen tiene algo poderoso que me atrae demasiado. Me altera los sentidos y me da cierta tristeza acompañado de nostalgia de no sé qué.  Anoche termine con un esbozo del cuerpo, de las proporciones y espero que no me gane la pieza y que por su tamaño,  pierda la proporción. Cuento con que venga a posar el modelo, eso ayudaría muchísimo más que sólo trabajar con las fotos.  Me asusta un poco éste proyecto... me asusta siempre comenzar algo tan grande, pero al mismo tiempo, me emociona muchísimo. Añoro los años en que todos mis cuadros eran grandes. Confieso que he tenido que pintar formatos más pequeños, por lo dificil que es manejar las piezas grandes. Y necesito un espacio más grande. 
Ayer fue un día muy extraño... todo el día me sentí mal. No sé si se me bajo la azúcar o qué... pero sentí una tristeza como hacía mucho no sentía. Me queda claro que es el Efavirenz que me provoca esas cosas... Ya he venido algunos días sin poder conciliar el sueño. Y cuando duermo, son tan vividos mis sueños que me siento perturbado. Pero hoy fue un día especial... la tristeza me venía incluso estando en el gimnasio que casi siempre, ahí me olvido de quién soy y de las cosas que tengo. Pensamientos de inseguridad y de invalides vinieron a mi mente. No puedo permitirme eso. No puedo dejar que esos pensamientos me caigan... No puedo permitir que lo externo haga que me invalide a mi mismo. No puedo permitirlo.

Tengo una cita con la Fundación para ser jurado en un concurso interno, y debo aprovechar para hacer una amplia carta y entregárselas con mi propuesta para el catálogo. Es eso, el cuadro de Ícaro, el retrato de mis amigos de SF y el que tengo en el caballete, lo que tengo por hacer. Y no puedo permitirme más tristezas, no más. Como me dijo mi hermana Carmen; me veo bien, me siento bien, tengo trabajo, vivo y hago lo que quiero... y aun que estoy solo. Estoy en paz.