Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

domingo, 5 de julio de 2015

Mucho trabajo y de vago...

La exposición de Zardoni, fue un éxito, sin duda su obra gusta mucho y la gente de la Fundación Pascual, está muy contenta... yo me la pasé con un terrible dolor de cabeza, pero muy contento por él. Fueron mis amigos y mi hermana y por supuesto Diego. Nos fuimos a cenar y pesé a que habías sido un día muy pesado y de mucho estrés, Me la pasé muy bien. 

Benjamín vino a casa a ayudarme a posar para la figura derecha de la pieza... ya va mucho mejor o al menos con la forma en que lo estoy planteando... Mi revisión de la pieza ha hecho que tenga muchos recuerdos de mi pasado. Mi conclusión, a mi edad... es que no me arrepiento absolutamente de nada, de nada de lo que he hecho, de lo que he dicho y de lo que he vivido... pero sin duda, hay periodos que bien pude haber vivido sin haber tenido. Ese periodo de mi vida, debí haberlo detenido a los tres meses... Aun no tengo claro por que no lo hice, pero... bendito Dios... todo pasó, todo terminó y ahora con este proyecto, no quedará, al menos en mi estudio, registro de nada.
Vino José Luis a casa, charlamos y bebimos vino, nos hicimos unos sándwiches y de verdad es que siempre que estoy con él me la pasó muy bien... Ayer me dijo cosas que me hicieron pensar... comentó que las primeras veces que venía a casa salía abrumado... porque le parecía que era increíble que alguien tuviera tanta belleza dentro... se refiere a mis cuadros, por supuesto...  me halaga mucho que me diga eso... También dijo que vio en persona, muy cerca al modelo de las piezas que tiene... que le parecía que no era la misma persona de mis cuadros, que le quedaba claro que entre esas piezas y las de hace 15 años... había una diferencia enorme... las del periodo que él tenía, podía ver una devoción distante (sic) y entre las que hice hace 15 años... había mucho dolor. Me sorprendió y me sobrecogió lo que me dijo. Sé que tiene razón... pero, no sé si me siento bien con lo que dijo.
Una noticia buena fue que, le entregué la pieza a la maestra Áurea y me sorprende que yo le caiga también. La obra de ella es maravillosa, de verdad que me emociona muchísimo su trabajo... su casa es una joya de arte y fue más que generosa conmigo. Me compró la pieza del "Autorretrato 44, sin Gilberto" Aun me sorprende que le haya gustado... para mi significaba la muerte de mi hijo Gilberto y tanto dolor... Ahora la maestra lo tiene, y se lo agradezco mucho. Me ofreció pertenecer al "Salón de la Plástica Mexicana " y no nada más eso... si no que ya está haciendo arreglos para que eso suceda... me va a proponer como miembro honorario... me abruma Gil y me halaga.