Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Mi huevo de avestruz.

 Qué complicado es dibujar con tinta sobre un huevo... es poroso, convexo y pequeño... mi mano no me da  y no se diga mi pulso... pero quería pintar un huevo, aunque al menos este es en realidad un dibujo en tinta... Ayer hice gran parte del dibujo, pero necesito afinar algunas cosas... no estoy seguro de que me guste como está quedando... si bien traté de que el dibujo fuera muy suelto, hay cosas que no me terminan por convencer...  Lo peor que puede pasar es que termine tapandolo y dándole un tono similar al huevo, porque ayer cuando los lavé, es muy  dificil quitarles las manchas que tiene de origen...  A simple vista me gusta,,, pero no estoy convencido... 
Creo que como experimento, esta bien, peor lo mejor y mpas sensato sería, lavarlo, lijarlo y comenzar de nuevo, lo que si tengo ya muy claro, es que le haré una base de cerámica, emulando un incensario que vi en el libro  del museo de pompeya... Espero que me quede bien...  Y ya veré que hago con esto... si lo tapo o no... Pero lo que si me queda claro es que el otro huevo, lo haré  con óleo...  y tengo que comenzar a prepararlo. 

Quiero seguir con los granados, quiero seguir también con la predela de mi retablo, que por cierto, ya terminé... sólo me falta la patina de las manijas y lo voy a quitar de mi caballete para colgarlo... después de un año de trabajo y casi 10 de planeación o de indecisión... no lo sé.

Y como siempre, después de terminar un proyecto, mi ánimo decae...  es como una especie de depresión que me da por tanta energía puesta en el trabajo que al terminarlo, me siento vacío... así que trataré de seguir con los proyectos y retomar todo lo que tengo pendiente, para no sentir ese vacío que a veces me asusta tener.