Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

lunes, 25 de febrero de 2013

Necesito sol...


Toda esta semana he estado tratando de estar con el ánimo de pintar , pero, mi organismo a veces me traiciona y no encuentro la fuerza necesaria para hacerlo: supongo qué traigo en la cabeza ideas que no están e mi alcance concretar o solucionar... Así qué me he sentado únicamente a pintar con acuarelas en mi libreta, con la intención de soltar la mano para no enmhoecerme. Hay tanto qué quiero hacer y no consigo hacerlo. El clima no me ayuda mucho, no me hace sentir bien qué por las mañanas haga frío, luego un sol radiante y al final acabe el día con frío.  Necesito el sol y el calor... y necesito logra cada año huir del invierno. Debe ser una cometido qué alcanzar al final de cada año... irme lejos de aquí a un sitio más cálido. 

He extrañado mucho a Libertad, me vienen ideas a la cabeza y  no sé por qué. A veces pienso que se fue sin mucha trascendencia en mi vida, pero otras, cuando pienso en lo qué vivimos juntos, me quedo como si viera una pared en blanco y no supiera que ver. Fueron demasiados años juntos, demasiados cosas, y demasiados amores compartidos. Hasta una relación "estable" de conveniencia tuve junto a ella. Y ahora ya no esta, al igual qué todo lo qué la rodeaba. Uma, es la única qué me acompaña. Y estamos aprendiendo a vivir juntos, solos, y me divierto mucho con ella.  Cuando regreso a casa juego a qué no la veo y ella a qué se me pone enfrente para verla y sigo yo sin ver, nos reímos mucho cuando hacemos eso, ella a su modo saltando y mordiendo mi mano y yo... abrazándola y sobándole el lomo... Y quiero meterla más ne mis cuadros, Por eso comencé está pieza de ella con un cisne como los qué vi en San Francisco... ella jugando. Quiero terminarla,  y quiero comenzar otras con ideas como está... y no sé a lo mejor sin darme cuenta, entre mi Adán y estás piezas estoy recreando el paraíso, mi paraíso. 

Por otro lado, mañana iré a Irapuato a dejar la  pieza de Francisco a su familia, y me doy cuenta que caigo en la estúpida idea de qué me da miedo viajar... siempre lo hago, pero desde mi último viaje, recuerdo qué subiendo al avión, me preguntaba; ¿Qué estaba haciendo ahí?... Ahora voy muy cerca a un poblado de mi país, y me salta el mismo miedo... ¿Y si me enfermo?... Sé que no pasará, y sé que lo haré sin ningún problema, pero son pensamientos qué me vienen a la cabeza. Sé qué es el medicamento qué hace de las suyas... ¡ay bendito efavirenz! ¿qué voy a hacer contigo?