Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

sábado, 16 de febrero de 2013

Sólo Adán... y la salida de más piezas.

Por alguna razón extraña he traído en la mente los cuadros que he visto a lo largo de mi vida de Adán y Eva... y aunque el mito me parece inverosímil como historia de la humanidad, me gusta la idea del debate si tenía o no ombligo, por ser creación directa de la mano de Dios. Me inclino a pensar que no lo tenía y llama mucho mi atención que casi siempre esta desnudo de espaldas o si está de frente justo al nivel de sus genitales está una hoja de la rama de las manzanas. Así que... se me antoja muchísimo hacer 4 piezas del mismo formato con variaciones sobre el mismo tema... Explotar ésta idea del Adán solo o acompañado ... aun no lo sé... Pero casi termino con está pieza que comencé a penas la semana pasada. Curiosamente me han salido muchas hojas al "estilo Tamayo" como ya lo bautice, y es qué es difícil dejar de pintar así después de un año de hacerlo y de obligarme a mirar tanto la vegetación. me sale de forma natural y me gusta el movimiento qué tiene la imagen.  

También quiero hacer una seré de cuadros con Uma y pájaros revoloteandola, quiero ponerla lo feliz que se ve y lo tranquila que esta después de la muerte de Libertad. Le ha costado trabajo adaptarse a estar sola, pero lo está logrando... y ya la veo mucho más tranquila cuando me voy y la dejo sola en casa. Eso es lo que quiero hacer con su imagen, ella misma con pájaros, feliz!!

Esta semana vino un amigo que es Doctor en Historia del Arte, está haciendo una colección de arte por intercambio, Un proyecto muy interesante y ambicioso. Ofreciendo lentes de aumento por obra... Yo enloquecí con los lentes, pues me compro frecuentemente lentes, como los uso desde que tuve 5 años, siempre he querido tener los suficientes para no aburrirme de ver  mi cara igual todos los días. Me quedé con 4 pares de lentes y él con un cuadro que me hartaba ver en casa y que de hecho tenía cubierto y guardado.  Me da gustó que se haya enganchado con la imagen de la pintura... "Vuela Alto" ya tiene dueño y es él... al final, sucedió  como la canción, qué dice en su estrofa "Vuela alto hermano mio, qué en tu vuelo toco al fin la libertad" Todo se cumplió al pie de la letra. .... y yo me sentí libre. 
También salen de mi estudio dos pinturas más... una, "Al fin" es una pieza que hice en 2008, con la ilusión y conciencia de sentir de forma plena el amor de mis amigos, familia y mis perros cerca de mi. Representada con una imagen en dos lienzos y  un corazón con alas en escultura, una pieza única qué hice a la cera perdida. Y en ese entonces el  modelo fue Diego, el único modelo rubio de ojos azules qué he tenido y que siempre me gustó por su cuerpo delgado,  definido y  tatuado...  Hice sólo dos óleos con él, éste y otro qué anda por ahí, muy lindo por cierto,  y varios apuntes... Le perdí el rastro, es una lastima. Pero me da mucho gusto que finalmente alguien se haya enganchado con la imagen, la idea y  se la lleven, y lo disfruten en su casa... lejos de mi, porqué conmigo ya cumplió su cometido. Lo expuse en el Salón de la Plástica Mexicana cuando me invitaron a participar como "artista invitado" Lo he disfrutado por casi 4 años. 
Y otra pieza que sale de mi estudio es mi "Autorretrato 47, en busca de hypnos"...  Ésta pieza es del año pasado, y es el resumen de varios altibajos emocionales, curiosamente mis autorretratos son difíciles de vender, así que fue una grata sorpresa que les gustará al punto de querer tenerlo. Me alegro. Es una pieza muy grande... y la disfruté mucho cuando la hice, también lloré muchísimo,  tarde 6 meses en terminarla... La hice en el medio de las piezas de Tamayo. No la he expuesto... y bueno, ya se expondrá algún dia.

Siempre es muy halagador que me compren mis cuadros... pintar un retrato o un encargo es un poco limitante y siempre estoy en función del gusto personal del "cliente", pero cuando me compran una pieza que salió de mi mente y mis manos... ¡Wow! es increíble... para mi, habla de una sensibilidad compartida... habla de un espejo dónde el espectador miró y se vio, aunque lo que haya visto, no tenga nada de mi. 

Cuando eso sucede... siento una emoción inmensa.