Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

viernes, 12 de enero de 2018

Ahora si, iniciando...

 Después de darle tantas vueltas a la idea, finalmente la concreté y le pedí a mi amigo Belcof que posara para mi, ya lo había hecho en años anteriores... tengo dos piezas con él... Y su cuerpo, tan delgado y largo... por qué aún que es muy bajito de estatura, tiene un cuerpo muy armónico y lo pensé para el "Cristo Medieval" que estoy haciendo... Bueno, en realidad me estoy basando en esos cristos para trabajar la pieza... las piezas, por que voy a hacer dos una es una comisión y la otra para mi trabajo personal... : Y al basarme en imagenes ya hechas ... en realidad estoy haciendo una alegoría de esas piezas... con  mi visión y percepción.
 Belcof vino a casa dos  veces porque  cuando hicimos la primera sesión, las tomé con mi tablet y quedaron muy mal, pero la segunda vez me gustaron mucho más y me sirvió haber visto las imágenes anteriores para saber específicamente que pedirle... y claro, esa sesión la tomamos con la cámara de su teléfono... 
El apunte que hice de la primea sesión, era tan amalo que me quedaba claro que estaba inventado, por la mala calidad e las fotos...  Pero los apuntes en tinta y lo que estoy dibujando... me está gustando mucho más. Ya quiero hacer el boceto en la pieza, para comenzar a pintar... Y quiero que sea...  ¡ya!.
Los días siguen siendo tan fríos en mi estudio, que todos los días me he salido con mis hijas al parque a, literalmente, tomar el sol como lagartija... y en verdad lo disfruto muchísimo y estoy seguro que ellas también, porque corren y saltan emocionadas mientras ladran de gusto... y yo, por supuesto que me emociono. las quiero mucho y si no fuera por ellas, mis noches serían frías, frías... porque gracias a ellas, que duermen conmigo, en mi cama... Duermo como en una burbuja de tibieza y calor familiar. 
Ví a Silvia Morón... está en México... y si bien, hablamos muy, muy poco... siempre que nos vemos, pareciera que nos vimos ayer... aunque pasen años entre cada una de esas ocasiones...  La veo bien, sin duda nos vemos ya con nuestros años,  pero la escucho y me escucho con ella... y me oigo como aquellos jóvenes que éramos hace 20 años... Sólo que con muchas más certezas, pero con las mismas ansias por comernos el mundo y seguir aprendiendo a vivir... ¡Te quiero Silvia!... ¡te quiero mucho, mucho, mucho!... eres un icono de mi vida.