Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

domingo, 27 de octubre de 2013

Termine de pintar para mi ofrenda.

 Hoy por la mañana, termine de pintar las piezas que quiero poner en mi altar. Quiero ésta vez, únicamente representar a mis muertos a través de nis manos, por supuesto también las cenizas de mis hijos Libertad y Gilberto.  Siempre pintar retratos me hace ver en detalle los rasgos de las personas que retrato... pero esta vez fue diferente, mientras hacía el retrato de mi hermano Alejandro, pensaba en muchos detalles que había olvidado, como cuando cumplí 20 años que me regalo una Agenda-Diario que usé en mi primer año de la carrera... Jamás había tenido una agenda, fue la primera vez que la tuve y recuerdo que eso  me emociono muchísimo. También ví el parecido que tiene con mi madre, el color de piel, los labios y el gesto de mi padre... 

Mientras pintaba a mis padres, usé una imagen que siempre que veo me pregunto a mi mismo, ¿cómo es que no me di cuenta que se estaba muriendo mi  papá?... Tenía los ojitos llenos de tristeza, el semblante de alguien que no quería irse y se le veía lleno de miedo. Me parte el alma ver esa imagen, ver sus ojos... quizás por eso escogí esa imagen, por todo lo que representa, ... no es escusa, pero, de verdad que no vi, como poco a poco mi padre se iba mermando... y la tristeza de mi madre viendo como se iba su compañero de tantos años. Ella siempre tan fuerte, tan altiva, tan segura de si misma, impávida ante la perdida... quizás con miedo... no lo sé. me acuerdo que de vez en vez me iba con ella a ver televisión mientras ella dormitaba. sé que no fui de sus hijos favoritos... pero creo que siempre procuré estar lo más cerca posible, lo más cerca que ella me permitió.

Mientras hacía este retrato en papel, escuchaba sus voces en mi cabeza, escuchaba frases, recordaba ademanes, veía sus rostros y veía que de verdad tenía algo de ellos en mi.  Quiero hacer su ofrenda lo más colorida posible, quiero celebrar la vida que tuvieron, la vida que heredé de ellos, celebrar lo maravilloso que fue tenerlos como padres y por supuesto lo mucho qué aprendí de ellos. 
Ahora también estoy por terminar las piezas que presentaré con mis compañeros en la clínica, queremos poner una ofrenda, y también quiero que sea llena de color, llena de celebración  por las vidas que se han ido... Quiero trasmitirles a mis compañeros la alegría de vivir, la alegría de disfrutar el regalo que es vivir. Y de alguna manera, así abrazar a los que se han ido... Ésta semana es de mucho trabajo, de muchas acciones creativas, entre el taller que doy y las piezas que debo comenzar... y así será. 

Recuperé mi taller, estoy consciente de que pude ayudar, y me siento feliz por ello... me siento feliz de mi soledad, de abrazar a Uma... de estar en paz.