Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

sábado, 16 de noviembre de 2013

Una semana productiva



Ésta semana que termina fue de mucho trabajo y productiva,... El lunes asistí a una conferencia que me gustó mucho y que me dejo mucho más clara la intención de irme a estudiar a un barco. Hay algo en todo eso que me hace pensar que puede ser muy reconfortante... es como a los católicos un retiro espiritual, para mi sería un retiro para conectarme conmigo mismo, y así entender mejor lo que está pasando y ver si es verdad que puedo ayudar a mi entorno.  En realidad es muy barato... no tengo el dinero por ahora, pero, estoy seguro que pronto podré hacerlo, y lo haré.
Sigo pintando  la pieza de la virgen, ya terminé el fondo y necesito que seque para seguir con lo demás... Hoy dedicaré mi día entero a la pieza de Vanesa, creo que ya se como abordarla.  Si al final las ideas que me dieron fueron producto de los efectos de la marihuana, pues será eso un viaje sensorial dónde el centro sea ella. En un viaje en medio de un azul índigo que se la trague lleno de el color y las plantas que tanto le gustan.
También quité la ofrenda, y en su lugar saqué un cuadro que sólo he expuesto en la galería del Salón de la Plástica, y que no he podido disfrutar ... es un poco oscuro, como oscuro era el momento en que lo pinté... Pero hay algo de sinceridad en él que hasta ahora veo... En su momento veía como me sentía "enamorado" según yo, por alguien que en verdad no merecía las sensaciones que me provocaba... Jamás he conocido a un ser humano con tanto talento y al mismo tiempo con un alma tan retorcida incapaz de confrontar lo que tiene a su alrededor. mucho menos de responsabilizarse de lo que él mismo provocó.  Alguien me diría que es la juventud... pero yo fui tan joven como él y jamás hice algo así a nadie. Pese a todo siempre he sido un hombre responsable de lo que hago, de lo que digo y de lo que he provocado y por supuesto de lo que me he provocado a mi mismo. Así que fui responsable y lo asumí. Y nunca más pasará algo así. Soy feliz con lo que sé que mejor hago y que por supuesto puedo mejorar... con mis pinceles en la mano y ahora con mi hija Uma, la más pequeña del cuadro, por que la otra la eterna Libertad ya no está. Soy feliz con todo lo que al paso de los años he ido colectando para hacerme mi espacio más cálido, con los amigos que tengo, con el silencio de las mañanas... con la persona que soy.
Y sigo trabajando en mis libretas... sigo produciendo obra... sigo empeñando en dibujar y dibujar y dibujar más y mejor... no sé hasta dónde acabe, pero sé que lo haré hasta agotar mi creatividad. Y en ésta semana, recibí la noticia confirmatoria de hacer mi catálogo por mis 20 años de trabajo... Ese es ahora el proyecto del año entrante y quiero completarlo para el primer trimestre que viene. Tengo mucho que leer de todo lo que me han escrito, mucho que seleccionar de lo que tengo, de lo que he vendido y de lo que haré...  tengo mucho que hacer Gilberto... mucho.... y me siento lleno de energía y de paz. 

A trabajar...