Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Oaxaca y el arte.

Tuve por fin la oportunidad de ver los murales que pintó el maestro Arturo García Bustos, en el Palacio Municipal de Oaxaca, son espectaculares, hermosos y me dejaron sin habla... El colorido es impresionante y el trabajo... wow!! no en vano es quién es... so obra me dejo maravillado. Hace muchos años leí acerca de este trabajo y presumo de decir que conozco muy de cerca su obra y personalmente al maestro, que grande es y que bueno que tenga tanta obra pública... me cautivó. Cuando veo cosas así, me doy cuenta de cuanto me falta... sin duda es mucho lo que me falta, pero en esas ando. Estando acá en este ambiente pude disfrutar mucho más el contenido del mural, la tehuanas... la comida, la gente en general... la vegetación del Istmo, el color de todo que con tanta luz, te emociona y provoca. Sé por el maestro que no pudo completar toda la idea que tenía en los muros del palacio... se quedo una de las escaleras sin pintar, pero eso es lo que pasa cuando cambia el gobierno y aunado a esto la oposición de pintores locales que celosos del talento ajeno argumentando que el Maestro García Bustos no era oaxaqueño, no se pudo continuar con esta obra.Pero me dio muchísimo gusto ver lo bien cuidado que los tienen, las protecciones que les pusieron para que la gente no lo toque... la cantidad de veces que es fotografiado y las caras de sorpresa de los visitantes... es hermoso el mural.
Y disfrutarlo fue un privilegio... vimos muchas galerías de arte, muchas de pintores locales, mucho arte parecido a Toledo o a Rodolfo Morales... mucho arte "vendible" que le va bien a los muebles de algunas casas de turistas que quieren algo exótico, pero la verdad nada con alma, nada comparable con la obra original de Rodolfo Morales o el mural de García Bustos. Claro, nada a mis ojos, que me quitara la respiración. Así que seguí disfrutando de las artesianas y del arte sacro de sus iglesias que son muchas y muy variadas... Sólo estuve un día en Oaxaca... no quería perder la oportunidad de conocer al menos una parte de esa ciudad, no esta tan cerca de Puerto Escondido, así que hicimos un viaje de ida y vuelta en un día... durmiendo en el autobús y teniendo que andar descalzo de vez en vez en la ciudad, para descansar. Pero... feliz, como una lombriz!!!