Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

jueves, 20 de junio de 2013

A lo mejor ya no vale.

El año pasado me pidió Don Paco, el recién fallecido esposo de Miss Garduño, un retrato de él e incluso, recuerdo que me dijo que lo quería tal como estaba y no cuando era joven como su suegra lo había pedido. El año pasado con tanto trabajo que tuve con Eduardo Tamayo, no pude hacerlo, y lo deje para después... Desafortunadamente, murió el 18 del mes pasado y no pude hacer el retrato en vida de él, y fue hasta ahora que me dí el tiempo para hacerlo. Hasta ahora que murió. Cuando fui al funeral,  me acordé que él sin conocerme, me mando dinero para material para una expo qué tuve en 2000 dinero que le pagué, pero que me sorprendió muchísimo el gesto, pues en realidad yo era amigo de su esposa, y él sólo me conocía por referencia. Siempre fue amable, y siempre vio con buenos ojos la amistad con su esposa... es una pena que haya muerto tan joven y en circunstancias tan extrañas. Ahora este retrato es para Miss Garduño y de alguna forma, sólo estoy cumpliendo con un encargo que el me hizo aun que sea a destiempo y aun que no valga ya.

Hoy llegaron los restos de mi hermano a la ciudad de México, y ya es lo último de todo esto. Mañana será el sepelio y de entrada, yo no tengo ganas de ir a la ceremonia que le quieren hacer mis hermanos, la verdad es que no quiero ver a nadie y no quiero escuchar cosas que no creo que sean del todo sinceras. No sé si irán, mis demás hermanos, e incluso mis sobrinos, y sé que hay mucho descontento de por el día en que se harán las cosas y confieso que me fastidia un poco todo eso. Me siento cansado, me siento un tanto harto de esta sensación y de seguir pensando en la mortalidad de mi familia. Ayer hicimos ya todos los arreglos y espero que todo termine bien, y quiero descansar y dormir por un buen rato y pensar en todo esto, en lo que debo aprender, y en entender en su totalidad lo que sucedió... Por ahora, si pienso mucho en esto, me da tristeza y hasta coraje, pero... ya no quiero seguir en estas emociones, sólo quiero pensar que él ya está descansando y que por el momento... yo tengo que seguir buscándome la vida, y disfrutar cada momento que tengo, por qué sin duda, la vida es un regalo,... y quiero aprovecharla.