Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

viernes, 11 de marzo de 2016

Mis "Animas del purgatorio"...

De verdad que el proceso del grabado es tan sorpresivo que necesito acostumbrarme a esa sensación , en realidad no tengo claro que estoy haciendo hasta que hago alguna prueba para ver como voy...  No es tan inmediato como en un dibujo o una pintura, dónde puedo ir viendo mis avances... Y es quizás eso lo que lo hace muy interesante para mi, la incertidumbre... En este caso, en el grabado que acabo de imprimir ayer, eché a perder una placa, así que tuve que comenzar desde cero,.. los detalles del rostro los había perdido y si bien me dice el maestro Sikuame que para hacer cosas tan lineales debería hacer  grabados con punta seca, es quizás mi terquedad la que me impide hacerlo de otra manera, porque si ya comencé la serie así con linóleo, así debo terminarla
Son 9 grabados y llevo a penas 4, me faltan 5 y creo que no hice apunte de uno de los paneles, lo dibujé directamente en el panel así que debo hacer un dibujo en papel antes de comenzar el grabado. Ayer mientras sacaba las impresiones logre unas fotos de la parte más emocionante, que es justo cuando despegas el papel de la placa y ves si lo hiciste bien, si no le faltó tinta o humedad al papel o presión o centrarlo... 
Y la emoción es enorme... porque fue en la segunda impresión que lo logré...  Y eso Gil, eso siempre me emociona muchísimo...  Sólo hice tres impresiones, la Prueba de estado, la prueba de autor y la primera la 1 de 10 para comenzar, y justo le decía a Áurea que quizás antes de hacer las "Marialuisas" debía revisar y ver cual debía imprimir de nuevo... por que entre más imprimo, más seguro me siento... y quiero que las piezas que se expongan sean las mejores, amén de que quiero hacer una carpeta y ponerla a la venta,
Lo curioso al terminar cada uno de estas impresiones es encontrarle el nombre y no sólo que sea "Anima X" si no que les estoy poniendo un subtitulo basándome  en la personalidad de cada uno de  los modelos. 

Me siento muy contento y satisfecho con este trabajo y me siento feliz de poder compartirlo con la maestra Áurea, porque creo que esa complicidad que tengo con ella de trabajar a su lado en el taller mientras hago mis cosas, no la he tenido nunca con nadie... y eso me emociona muchísimo. Y me doy cuenta de a cuanta gente le causa algo que yo esté tan cerca de ella...  No sé a exactamente que es lo que sienten,  pero no pueden callarse y de alguna manera me lo manifiestan... es extraño, ¿no crees Gil?