Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

domingo, 15 de diciembre de 2013

Terminé mis piezas...

 Estuve trabajando ésta pieza por más de un mes... y anoche a pesar de mi cansancio le puse lo último que me faltaba... Las estrellas, que más que estrellas parecen pequeñas cruces, me costó mucho trabajo, siempre que hago cosas tan pequeñas me cuesta, pero lo hice y me gustó el resultado. Y mi cliente, parece que está contento... Siempre que hago encargos, hay un dejo de preocupación para satisfacer las expectativas, si bien siempre me dejan hacer las cosas de acuerdo a mi mano y gusto... siempre me preocupa que queden satisfechos y por supuesto cumplir sus expectativas.  La foto, no es la mejor, necesito antes de entregarla, tomar una mejor foto, pero necesito sacarla de mi estudio... siendo tan grande la pieza, necesito distancia y mejor luz. Mientras vengan por ella, la colgaré en la pared que tengo al lado de mi escritorio.
El retrato de Cassandra, me tarde mucho más en comenzarlo que en hacerlo... siempre que me piden un retrato, sin más indicación que quererlo... me nace naturalmente la pieza. Sólo imagino lo que quiero, cómo lo quiero y listo, nace naturalmente... Siendo ella casi una niña, a penas tiene 15 años, me acordé de "El Principito"  un cuento qué siempre me ha gustado... hay un texto en el capitulo III qué dice; "Cuando el misterio es demasiado impresionante; es imposible desobedecer" me pareció apropiado para alguien tan joven, con tanto por vivir, con un mundo tan grande e inexplorable... Sé que a su mamá Esmeralda le encantó, y estoy seguro que ahora que lo vean en vivo, les  gustará más... Eso me hace sentirme muy contento y tranquilo.

Anoche comencé con los dibujos de mis compañeros de grupo... y quiero comenzar con mi autorretrato con Uma como querubín,  aun no recibo las fotografías para el retrato de Francisco y su novio... pero en cuento me las envíen podré ponerme a trabajar con eso... y cerraré el año tranquilo, contento por un año más, por haber tenido trabajo, y por mi creatividad que, aunque se escuche a vituperio, es inagotable y ese es el mayor regalo que he recibido de la vida.