Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

domingo, 8 de diciembre de 2013

Una gran, gran sorpresa...

Hace varias semanas, fu invitado por la Fundación Pascual, a una exposición qué se llevó a cabo en el Centro Cultural del México Contemporáneo. Como siempre, me costó ir, por qué últimamente no salgo mucho y convivir con tanta gente me abruma... Los espacios grandes, la gente, las preguntas... las personas nuevas... todo hace un conjunto de elementos que cada vez me cuesta más manejar...  Así que llegué con Ada Montoya quién es una amiga de hace varios años y funcionaria de la Fundación... Llegar con los directivos hace las cosas más fáciles, y hay tanto que debo aprender con respecto al trato que sé que es una asignatura pendiente y seguramente uno de mis futuros cursos con Mildred.

Desde qué llegué me dijeron que había una pieza mía... no sabía cuál, por un momento pensé que sería el Biombo... Fundación tiene tres piezas grandes y por alguna razón pensé en el Biombo... Cuando se inauguro, subí y tenía tantas ganas de ver cuál era que me adelante. Al ver la pieza  me dio literalmente un vuelco el corazón... Mirar a Libertad ahí, tan activa tan joven, en ese cuadro ella tenía 4 años, ver a Diana, la chica que posó y a él... hacía tanto que no veía tanto de mi pasado junto. hay cosas que debo superar y no dejar qué me asalten de repente los recuerdos... y si es así, que no me afecten. Ver ésta pieza con la distancia de los años, me hizo darme cuenta que he avanzado muchísimo en mi trabajo, sin duda pinto mucho mejor ahora... y está claro para mi que esa época oscura rojiza ya pasó. Pero algo sucedió al ver la pintura... renació mis ganas de hacer cosas de gran formato... anhelo tanto poder pintar así... recuerdo cuando los fines de semana enteros, me la pasaba pintando, encerrado observando cada cosa qué hacía... y quiero hacerlo de nuevo. Me gustaría tanto presentar cuadros de ese formato en mi siguiente exposición... de verdad.. lo quiero.
La velada fue muy agradable, quizás como dice una de mis hermanas, esto es una inyección de energía para mi, y mi trabajo, verme en un espacio tan lindo, tan grande y con tanta historia, me provocó una alegría inmensa... hacía tanto que no participaba en una exposición que de verdad quedé más que extasiado, hasta olvide que no salgo de noche. Ver a Ada  a Ximena, su sobrina, conocer a otros artistas, ver a mi amigo Zardoni, que por cierto, nos pusieron juntos en la expo. Me llenó de alegría... 

Tengo tanto qué hacer para éste año que comienza en breve... sigo seleccionando la obra para mi catálogo, me pasó algo muy curioso... me dice Mildred que por que uso modelos, que por qué no pinto a mis personajes... jamás se le da gusto a nadie, cuando pintaba a mis personajes, basados por supuesto en Víctor... la gente comenzó a decirme que todos se parecían... Y sentí que había una molestia con eso... con que ahora usará yo a modelos reales... a caso, ¿no es esa mi propuesta?... ¿usar gente real para mis cuadros...? Hay un dejo de molestia que no me gusta del todo... y tengo que hablarlo... no quiero sentirme así. No quiero pensar que lo que hago está mal, que lo que pinto es  impropio... que está aberrado... no lo quiero. Quiero que éste proyecto sea  con toda la mejor intención, con la mejor de las disposiciones... que nazca de la mejor forma y que por sobre todas las cosas, me haga sentir bien.