Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

martes, 24 de marzo de 2015

Disperso, muy disperso...

 Como que el que mi hermana haya estado en el hospital, me sacó de mi ruta creativa... y siempre me cuesta trabajo regresar al redil...   Un buen amigo va a publicar un libro y me pidió una pieza para la portada, así que  estoy trabajando en ello...  es una pieza que me resulta interesante hacer, porque quiere que sea una especie de desintegración  y en esas ando, hacer la composición me costó mucho trabajo, pero finalmente anoche terminé de hacerlo... y creo que es justo lo que quiero y pienso, Hoy debo dejarla secar un poco para seguir con lo demás,... pretendo hacer está cada tercer día y seguir con las otras que tengo en el caballete...  y tratar en lo posible, no salir de casa como el fin de semana pasado que me la pase de holgazán en la calle. 

A veces es necesario hacer cosas, tuve que ir con mi "dealer"  por una pieza y me regaló unos marcos... 
 Son muchos, y debo sacar las medidas de todos ellos para saber exactamente en qué los puedo usar y  los demás, comprar material para hacer algo y poder usarlos... no me sirven de nada ahí,  amontonados... debo darles utilidad y más aun ahora que tengo confirmada la exposición de la Fundación Pascual para mayo... me tiene entusiasmado eso.
 También el fin de semana acompañé a Diego a un mercado de cosas usadas y de rarezas... y me compré un muñeco de acción que la verdad al verlo tan bien hecho me encantó... No cabe duda que aun a mi edad sigo coacervando ciertos rasgos infantiles pues de verdad que sólo de verlos me encantan... Y ví algunos mas que espero poder comprarme.
Y tengo ya vendida la pieza del "santo Niño Cautivo", a la mamá de mi sobrino nieto le encantó y  acordamos que se quedaría con ella... y me hace sentir bien, pues me gusta que la pieza quede en família... Por supuesto aproveché para ver a mi sobrino que de verdad no sé que tenga pero me hace sentir muy bien verlo, Se me antoja muchísimo hacer más cosas con él... y con mi otro sobrino; Damian... 

Mi casa después de anoche, huele de nuevo a ese aroma que por tantos años me ha perseguido... el aroma del café y de el solvente que llena mi espacio y que de vez en vez, debo dejar ir por la ventana de  la cocina.