Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

jueves, 29 de mayo de 2014

4 y 5 años... ¡cómo ha pasado el tiempo!

Han pasado cuatro años desde que comencé a tomar antirretrovirales... Y mi vida ha cambiado en muchos sentidos desde entonces. Ayer, justo cumplí 4 años...  Justo coincide con la muerte de Gilberto, ese maravilloso perro que me significó tanto y representó tanto amor y dedicación. Aun lo extraño y cuando pienso en como murió, mi corazón se arruga y siento un dolor desde la mandíbula hasta la base de mi pubis. Viendo a la distancia, confirmo una vez más que efectivamente, nada es para siempre... Mayo siempre fue un mes que me ha causado desagrado, mucho desagrado...  Y debo parar con esa sensación. Ya no quiero sentir eso... de verdad que no. Pero buscando el origen de mi emoción, anoche encontré uno que quizas sea la razón. Comencé un blog nuevo, uno dónde quiero poner únicamente las cosas que rescaté de mis diarios infantiles, antes de que los incendiara aquella mañana que en mi desesperación por borrar el pasado, en un arranque de cólera y angustia, metí y apile en el baño y les prendí fuego. Así que revisando esos escritos que transcribí, encontré uno que de inició me pareció idóneo para poner... Lo corregí, lo releí y me asustó. No puedo hablar de eso públicamente... hay demasiadas personas involucradas que estoy seguro saldrían raspadas. Por mucho que no me importe, de nada serviría hacerlo aun que yo piense que nadie lee mis cosas. ¿qué necesidad?... Sucedió en mayo de 1970, lo borré de inmediato. Me asusté. Lo importante de todo esto es que ahora estoy lleno de amor, amor por mis hermanas Carmen y Lety, el amor de mis amigos y el amor que siento por Daniel... sin dejar de lado, por supuesto, el amor incondicional que me provee Uma... Debo y quiero celebrar sólo eso... el amor que me rodea "AHORA" y dejar en el pasado cualquier vestigio de vejación que haya vivido. No soy responsable, mi única responsabilidad en eso... fue; haberme callado, y nada más. 
Pasé un día divertido, fui al grupo y pasó lo que me esperaba, el profesor, profesional y maduro que me pretendía;... No llegó ... la verdad es que lo esperaba. Algo había en su personalidad que me hacía no sentir confianza de nada. No es mala persona y puede que sea hasta atractivo. Pero no es un hombre de confianza y de esos no quiero cerca. Sin embargo, le agradezco que nos haya metido la idea de los Alebrijes, que nos diera la basé de cómo comienzas el armado... a partir de ahí todo lo demás es pura intuición, pura creatividad y puro gusto por hacer las cosas. Ayer como nunca, estábamos todos, todos trabajando en nuestras piezas de papel, charlando y hablando incoherencias y de vez en ratos cosas serias... Habían chicos nuevos, agradables, educados y veteranos en el tema del vih. me cayeron bien. Mi hermana fue y por un momento se quitó de encima esa presión que siente, comimos y reímos. Regresé a casa con mejor ánimo para enfrentar la pieza que a mis amigos-clientes, no les gusta... Hice un apunte y busque qué es lo que hice mal... Lo estoy corrigiendo y trabajando, hoy seguiré con eso, pero si aún así no es del entero agrado de  ellos, la comienzo de nuevo. Nada es tan fácil como comenzar de nuevo... y para mi no es ningún trabajo, para mi siempre es un placer pintar. 

Ayer, me encerré en casa toda la tarde mientras llovía, escuché música, vi una serie en Internet que me atrapó la historia, vi una película que me conmovió, comí un par de tortas que me hizo mi hermana con una copa de vino, puse ropa en la lavadora, y todo esto lo hice mientras pintaba. Hice dos apuntes en óleo uno de Francisco y otro de Daniel... ¡Ay Daniel!, me emociono, nada más de pensarlo. Y yo que creí que no sentiría nunca más cosas así. ¡La vida!... tan maravillosa, tan llena de sorpresas.