Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

lunes, 7 de noviembre de 2011

Dejando la ciudad....

Después de Haber estado en el centro Rockefeller. Me fui caminando hasta la 42, quería por último ver una exposición por los 100 años The New York Public Library. Había una exposición muy interesante con muchísimos documentos qué me asombraron, incluso hasta accesorios como los de Malcom X, cartas de Orozco. Vídeos de arte, de danza; uno muy atractivo sobre Danza Butoh, una mujer con un faldón de papel y un hombre que entre movimiento y movimiento escribía sobre el faldón, en verdad interesante. Vi también un grabado original de Cornelis Van Haarlem, Icarus, que sólo conocía por alguna reproducción en Internet. Sonreí cuando lo vi, siempre pensé que era mas pequeño. Me gustó... Salí al cerrar la biblioteca, ya era casi de noche, aun eran las 6 pm. pero comenzaba a obscurecer. Y me senté en las escalinatas un rato a escribir esto... mis días en esta ciudad terminaban ... regresaba a mi casa, con mis hijas, con mis cuadros... Bueno, aun tenía que ir a una cena de gala en el chinatown de Queens, qué me decían que era como un pequeño Hong Kong, será? Así que me encaminaré hasta Grand Central para tomar el tren y estar a la hora acordada.

Y eso hice... La cena se prolongo hasta casi las 3 de la mañana, mi avión salía a las 9, así que apenas tuve tiempo de hacer las maletas, dormir un par de horas e irme al aeropuerto. Pasar por migración es verdaderamente humillante, ahora resulta que te hacen caminar al menos 7 metros descalzo, pasar por una cámara de rayos X que te ven TODO y por si no fuera poco una mini entrevista... es demasiado, asi deben tener la conciencia... Por poco y no me subo al avión, sobre vendieron el vuelo, y resulta qué estaban viendo quién quería quedarse, me ofrecieron incluso dinero para quedarme, ... No, -dije yo- volver a pasar por su aduana, ni loco... la verdad es que cargando mi mochila en la espalda, la mochila de la computadora, la carpeta grande de dibujos y el rollo de pinturas, no me veía qué me pudiera salir del aeropuerto, buscar un hotel y regresar ala otro día a la misma hora, era demasiado. Y además... ya estaba ansioso por llegar a casa. Fui el último en subir al avión, y mis compañeros de vuelo no eran los más educados ... qué contraste después de tanto 1er mundo. No me dieron de comer, tuve qué comprar una ensalada, muy mala por cierto ver una película con muy mal audio y tratar de dormir en medio de aquella tertulia que era el avión.
Ya en un rato estaré en casa... finalmente después de tanto... finalmente Gil. Hoy dormiré en mi cama, con Libertad y Uma... en paz.

Delta Airline a octubre 25 de 2011.