Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

lunes, 14 de noviembre de 2011

Trabajando nada más.

Esté último mes del año siempre me altera un poco... hace frío, se oscurece temprano, y se siente el viento, así qué paso muchas tardes mirando como cambia la luz desde mi ventana con una taza de café en la mano. Me levanto siempre pasando las 10 de la mañana, me pongo a dibujar en mi libreta, cualquier imagen que llegue a mi cabeza, escribo en mi diario físico y leo las noticias qué creo pueden interesarme (la verdad poco me interesa del mundo, aun qué me digan ignorante) Escribo aquí, y escucho música. Y entre todo eso, termine esté acrílico en papel que me pidió Marco Luis, sé que será un regalo para su compañero por su cumpleaños y espero haber logrado lo que él quería... A mi me gusta y me resulta interesante la resolución... La verdad que me es tan fácil hacer estas piezas qué debería proponerme hacer al menos dos por semana... en fin. He dibujado en mi libreta ideas sueltas para los lienzos qué tengo en el caballete, algo interesante tiene que salir de ahí. Y tengo ganas de hacer un autorretrato desnudo, me he hecho algunos pero son parciales, y ahora qué lo pienso, han sido los dos que tengo frontales cubriéndome con la mano mis genitales, ¡mmm! , ¡cuanto pudor!, jeje... veré que me sale.
Y en la semana revisando unas carpetas de dibujos viejas, me encontré esta fotografía de una pieza muy vieja, según alcanzo a ver está fechada en 1993, y viéndola no puedo dejar de pensar cosas como que, qué malito de mis nervios estaba. Me parece una pieza muy fea, pero recuerdo qué se la dí a Lázaro, y recuerdo que la enmarcó, debe haber incluso una foto de la cómoda qué estaba debajo de la pieza en el estudio de Álvaro Obregón, y supongo qué él se la quedo, por qué no recuerdo qué entre las cosas que me regreso (ofendido por mi desdén, según él) estuviera esa pieza. No debe ser más grande que una hoja de papel marquilla, y viéndola a la distancia... caray, cuanta necesidad de hablar de lo que en terapia hablaba... Tres personajes en mi cabeza, tres... y finalmente, hasta la fecha, dominó el de en medio.