Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

jueves, 7 de agosto de 2014

Haciendo lo que debo hacer...

 Ya estoy trabajando el retrato de Rolando, un buen amigo que vive desde hace ya un par de años en San Francisco... Lo conocí cuando tenía una galería en la Zona Rosa... también le había hecho un retrato entonces: "Muchacho de collar azul"... hasta dónde sé se lo quedo su ex... Y me halaga muchísimo que me pida uno nuevo... Al principio me dio como varios detalles que quería en la pieza, pero creo que recapacitó y me mando un mensaje diciéndome que lo hiciera como yo quisiera, que explotara mi imaginación y que yo decidiera todo, la composición etc... Eso me gustó mucho, me dio amplia libertad para hacer lo que yo creo que puede ser lo mejor y lo que me nace... cuando me permiten eso en los encargos, lo disfruto muchísimo. así que la composición se dio naturalmente y esto trabajando en ello muy contento. Me está sirviendo para sacar mis emociones, para dejar de pensar en los sucesos anteriores del mes pasado. Hay que aprender a vivir con lo que se tiene Gil... Asumir las ausencias y asumir el nivel de madurez de cada quien...  me queda claro que la palabra que da alguien es de acuerdo a su condición ética... Y no tiene que ver conmigo, mis hermanos, tendrán que hacer su parte. 
 Poco a poco me estoy reincorporando a mis actividades y está bien que así sea, Hice un calendario de las actividades para no quedar mal en ningún lado... Ya asistí al primer compromiso, ser jurado en un concurso interno de reclusorios... ¡qué difícil es tratar con algunas personalidades! Escuchar majaderías de quienes se sienten "buenas personas" los que saben... Y es necesidad de tener un foro para hablar de ellos mismos y de sus ideas... ¡uff! pesadísimo... Así que lo que hice fue cumplir con mi parte, evitar entrar en polémicas si es arte o no... o discutir sobre las técnicas... Me parece lo menos importante en una pieza de artistas amateur... y en las condiciones de vivir en un reclusorio, cosa que no debe ser  nada fácil lidiar con ello. En fin... que  me sorprende como la gente puede decir tantas cosas sin darse cuenta lo ofensivos y miopes que se escuchan... ¡ay las personalidades narcisistas! ...  
Lo realmente interesante es haber convivido con los directivos de la Fundación Pascual... Ada, siempre es más que amable y generosa conmigo... y Gulliver y Javier, son muy amables siempre, creo que es la primera vez en mucho tiempo que veo desde mi sitio una dirección armónica, amable y sensible... una combinación que en mi opinión muy personal... es indispensable en cuestiones de esa índole como lo es una Fundación que se encarga de preservar y fomentar el arte. Por ellos, valió la pena la salida... valió la compañía y la comida juntos... Conocí más de cerca a un pintor que ya había visto otras veces... Arturo Rodrigues... su trabajo me gusta y me asusta... y su expresión artística me sorprende. También fue muy amable y charlamos a a gusto... él y yo, íbamos por parte de la Fundación, así que la responsabilidad era mayor. 

Regresé a mi estudio a seguir trabajando a ver películas y a escuchar música... a seguir reencontrándome con mi cotidianidad y a seguir preparando la presentación del catálogo que me tiene un poco en suspenso y con cierta distancia... pero al final, son cosas que tengo que hacer.