Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

martes, 26 de agosto de 2014

Siendo jurado...


En días pasados fui jurado en dos concursos, "El niño y la mar" de la Secretaría de Marina y "Colores de Libertad" convocado por la Subsecretaría de Sistemas Penitenciarios del D. F.  y la verdad, quedé muy complacido con los eventos... Siempre me sorprenderá que me consideren para este tipo de cosas, y no sabía que había éste tipo de eventos dentro de una institución penitenciaría... supongo que soy terriblemente ignorante, porque al parecer, hay muchos programas de apoyo dentro de los penales. Ayer  no me quería levantar y me sentía muy renuente a ir... la verdad es que estás cosas tan protocolarías y con tantas restricciones para entrar, me asustan y he tenido una semana muy pesada... el domingo  también fui a un evento de la Fundación Pascual, donde premiaron la música del himno, y como yo había sido jurado para la elección de la bandera, amablemente me invitaron... Me sentía muy cansado. Pero mi sentido de responsabilidad era más fuerte y fui. La verdad es que todo mundo es muy amable, y me subieron a una camioneta con una compañía de teatro... corroboro que los actores son INSUFRIBLES están tan llenos de pretensiones que apabullan... al menos los que yo he conocido a lo largo de toda mi vía.  Me puse unos lentes oscuros, cerré mis ojos y me dormí todo el trayecto hasta que entramos.

El reclusorio es muy austero, limpio y lleno de vigilancia... fueron amables, y nos condujeron a una sala donde se haría el evento. Los reclusos hombres y mujeres eran en  mi opinión, muy, muy jóvenes... eso me impresionó muchísimo. Es terrible que nuestra sociedad actual a nivel mundial o los mande a la guerra o los tengan presos, porque me queda claro que si hay tantos jóvenes presos es por las pocas oportunidades que se les ofrecen. Todo mundo se comportó a la altura y estaban felices de ver sus dibujos y pinturas, enmarcados y colgados. Sus caras brillaban. Tuve que "chutarme" como se dice, el protocolo de una institución, una conferencia de arte que en mi opinión, resulta interesante, pero no era el público y si lleno de muchos juicios de valor. Hasta a consultar Internet los mandaron... cosa que provocó que abuchearan al expositor... ¡caray! que falta de conciencia y que burgués pretender que todo mundo tiene acceso a una computadora y más en un penal de México... seguramente ha visto muchas series gringas. 

En general es un poco incomodo, para mi dar la cara en estás cosas... que me mencionen y tenga que levantarme y sonreír... pero al momento de la premiación, al verles sus caras de emoción, me sentí muy conmovido. Seguramente muchos de ellos jamás habían tenido un reconocimiento, seguramente son los que en las escuelas siempre les llamaban la atención por inquietos... no lo sé, a lo mejor especulo desde mis prejuicios... sus caras estaban tan llenas de emoción que me emocionó muchísimo... En ese instante me dí cuenta que era maravilloso ser parte de eso... de ver en un individuo que la sociedad lo califica como paría... verlo gustoso, contento por un éxito. De verdad que hasta agradecí que me hayan invitado... es evidente que me sentí identificado en muchos sentidos con ellos. Hubo uno de un centro que entiendo que es para reclusos con trastornos mentales, dijo... -nos tachan de disfuncionales- y nadie nos toma en cuenta.-    Para mis adentros pensé, en está sociedad enferma... quién no es disfuncionales, sólo que, se disfrazan muy bien. Ciertos artistas los somos... o al menos yo me cuento entre ellos... si es que me puedo llamar artista.

Fue una experiencia, cansada, agotadora... quizás extenuante. pero aprendí mucho y me sentí útil en algún sentido, al contribuir tantito al bienestar de un individuo. Algunos se me acercaron y conversamos... una chica emocionada me preguntaba cosas... hasta importante me sentí.  Me dieron un diploma como reconocimiento, pero Ángel Vallarta uno de los organizadores del evento dentro del penal, nos regaló un grabado que por supuesto aprecio mucho y que además me gusta.

Sigo con los preparativos para la presentación del catálogo... y me siento cansado, muy cansado. pero tengo que hacerlo, y confío en que todo saldrá bien y me sentiré muy feliz de que así sea.