Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

viernes, 29 de agosto de 2014

Llegó el día.

Y lo que se veía como algo muy lejano... finalmente llega. Este viernes lo he traído en la cabeza desde hace al menos cuatro meses, cuando Israel me invitó, sonaba muy lejos, después en medio de la enfermedad de mi hermana, parecía aun más lejos. Aun recuerdo su carita cuando le dije que tenía que estar bien para esta fecha... su gesto fue como si para sus adentros dijera -ojalá llegue- lo recuerdo y me da tristeza. La vida Gil, nadie la tiene comprada, uno hace planes y la vida nos pone en otro sitio. Hoy celebro 20 años de trabajo creativo, 20 años a partir de cuando gané uno de los premios del Centro Libanés, aunque en realidad ya son cerca de 31 años de querer estar en un mundo por demás selectivo, difícil y competitivo, pese a que siempre me he negado a participar en cualquier competencia. Pera dedicarme al arte y más en solitario, he tenido que renunciar a muchísimas cosas, muchísimas comodidades, muchísimas personas, sólo quienes de verdad creemos en esto, dejamos detrás el miedo para hacer lo que queremos hacer. He soportado un sin fin de críticas a mi trabajo a lo que pinto a como lo pinto... y casi siempre esas críticas han venido de gente frustrada  por tener un empleo que no les llena. Yo tengo el privilegio de hacer exactamente lo que me da la gana... asumiendo todas las consecuencias y pagando gustoso el precio por ello. Pero sería un mal agradecido si no le diera el merito a quienes me han ayudado por qué creyendo o no en mi o en  mi trabajo, o por simple cariño hacia mi, ha ha habido mucha gente que ha estado junto y detrás de mi. Gente que me ha procurado y ayudado más allá de cualquier entendimiento. Gracias Dios por tantas bendiciones. 

Sabes Gil, a pesar de tantas cosas a las que he renunciado... soy muy feliz por todos estos años, porque levantarme y tomar un sorbo de café mientras miro mis caballetes, mientras en la calle todo mundo va y viene presuroso por un horario que cumplir, yo, estoy aquí, contigo y mis pensamientos, al lado de mis perros, al lado de Uma, con toda la fantasía que ha sido vivir dentro de  "Dariolandia" escuchando música haciendo exactamente, lo que a mi me gusta. Dibujando en mis libretas, soñando despierto, viviendo intensamente.