Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

sábado, 5 de julio de 2014

Cuando el cuerpo se altera... refleja todo.

He pasado una semana de mucha cama, es decir mucho tiempo para poder pensar en todo lo que estoy viviendo; la salud de mi hermana, la mía propia... mi trabajo creativo y entre todos esos pensamientos se cruzan muchas cosas. Pensar demasiado en las enfermedades puede volverte loco, soy muy consciente de que si me dejo, esos pensamientos pueden apoderarse de mi fastidiosamente, lo he visto en algunos compañeros y los resultados son fatales... Siempre me viene a la mente el mayor miedo que he tenido a la vida... Tener una enfermedad penosa y desgastante para todos, las enfermedades cansan, y cansan más rápido de lo que uno cree... Sin embargo yo sé que cuando se ponen a prueba los lazos es cuando entendemos su fuerza, hay lazos que están unidos toda la vida, no importa cuan desgastados estén... no se romperán. Lo tengo muy claro, desde hace ya 4 años, sé perfectamente dónde están esos nudos... Sólo que a veces... no quiero jalarlos, en esta ocasión,  mis hermanas estaban muy ocupadas con mi hermana Blanca y su recuperación, me parecía imposible decirles que además, yo necesitaba ayuda. Pero todo se torna para bien... y tengo muy claro que en la vida, no hay nada que pase por casualidad. Al menos, en mi experiencia así ha sido...  Mis amigos médicos me respondieron el teléfono el domingo... Mildred me llamó,  me puso algunos ejercicios mentales que no dude en poner en práctica... Daniel me dio sugerencias... incluso traté de meditar como me dijo... La mente es muy poderosa Gil... y sin embargo, la fe es complicada de entender o de explicar, siempre se asocia a un "ser divino" revoloteando arriba del mundo, para mi es algo que sólo los años me han enseñado. La fe en mi y mi cuerpo y en mi capacidad de mandar y gobernar sobre el. Estos días me sirvieron para poner en orden muchas cosas, para darle valor a lo que realmente lo tiene, para separar lo que me corresponde, lo que está en mi universo ordenar, no echarme encima lo que no puedo resolver. Tomar lo que es mi responsabilidad... y contener el llanto que a veces viene al parecer de la nada... El amor Gil, no puede hablarse, sólo se siente... y eso es la vida, y la vida, nunca queda sin esperanza. 

Ahora que puedo sentir con mucha más intensidad y con más conciencia soy dueño de mi cuerpo y mis pensamientos... no como cuando el amor dolía tanto y mi alma estaba en la búsqueda al punto que nebulaba mi conciencia. Las cosas pasan por algo... y me están diciendo algo y debo ser todo oídos a ello... escuchar lo que el silencio de mi mente me está diciendo. Hay mucho que debo sacar, mucho que debo retomar. mucho, mucho... Retornar a mi hogar, a mi casa,  mi centro... No sólo es una marca en el mapa, es el centro de la búsqueda, dónde el corazón permanece inmóvil, latiendo tranquilo, por que sabe que está sereno. Donde hay un hogar, siempre hay una esperanza y mi futuro es prometedor. Soy libre para volar, tan alto como pueda y quiera... amo profundamente y es un amor benévolo... sin ataduras. Amo la vida que tengo, lo que he decidido. lo que estoy buscando conseguir, con todo y todo lo que ello implica, amo a mis hermanos, amo a Uma. Amo dormir a su lado, seguro, sin miedo a caer...  Amo mi cuerpo y está sanando.  Me siento en paz. 

Porque como dijo una vieja sabia... ¿qué es la alegría si no se registra?... ¿qué es el amor si no se comparte?.


PD: La imagen es de un gato de una amiga que quiere que le haga un retrato... Lindo, ¿no?