Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

domingo, 27 de julio de 2014

Epilogo...

La vida pasa, pero nunca sin dejar algo... ¿qué es lo que tengo que aprender de todo esto?... es una pregunta que me asalta en mis pensamientos cuando me meto a dormir... Y siendo honestos Gil, aun no encuentro la respuesta... Mi hermana murió de alguna manera igual que mi hermano el año pasado; sola, abandonada de si misma y sintiendo que no había razón alguna para seguir... Alejada de todo y de todos con una profunda tristeza. Con un sentimiento de inconformidad y con la certeza de que no había hecho nada bueno con su vida... No es así Gil... no es así... ellos, Alejandro y Blanca, vivieron de a cuerdo a sus convenciones y necesidades, decidieron lo que para ellos era lo mejor en sus vidas e incluso dejaron que la vida misma decidiera por ellos y esa fue una decisión. Ya todo termino para cada uno de ellos, los dos, dejaron hijos, buenos seres humanos capaces de valerse por si mismos, honestos, rectos con un sentido ético de la vida. Ojalá si es que es posible, lo sepan.  

A penas había transcurrido un año de mi hermano y ahora esto, igual que como cuando murieron mis padres tan sólo un año de diferencia. Y bueno... la vida es así. No puedo evitar encerrarme en mi y re-valorar todo lo que tengo a mi alcance. Así que volqué mi energía en los hermanos que tengo y trataré en lo posible estar más cerca. Es muy difícil cuando la família es tan grande y hay tantos caracteres tan disimiles pero lo intentaré... de algo debe servirme tener la edad que tengo. Me duele mucho ver el sufrimiento de mis hermanas, el dolor de sus hijos, especialmente el dolor de mi sobrina Fabiola... la inconformidad a la que se enfrentan... Pero la conciencia crea responsabilidades... a veces, me gustaría ser más inconsciente. Entiendo que los procesos son individuales y cada quien tendrá que elaborar los suyos. Así que yo debo estar alerta de mis emociones y seguir.
Se dice que las desgracias unen a las personas... también te hacen darte cuenta quienes son solidarios contigo... quién en medio del caos es capaz de mirarte sin pretender cambiar nada, dejando que uno mismo encuentre las soluciones. Estoy muy agradecido con los amigos que me llamaron, que de una o de otra forma estuvieron y entiendo perfectamente que absolutamente nada es personal. La gente reaccionamos de acuerdo a nuestras capacidades, de a cuerdo a nuestras historias, de a cuerdo a nuestro nivel de a nuestra conciencia y madurez emocional. Jamás de a cuerdo a crear un malestar al de enfrente. Y yo vi en medio de esta desolación mental, de que están hechos mis hermanos, mis cercanos... 

También, me divertí como niño jugando con mi sobrino-nieto. Matias es el hijo de mi sobrino Osvaldo, es encantador, tiene aun la chispa de la inocencia... nos divertimos mucho con el "gato invisible" que todas las noches le lleve... Nos reímos haciendo muecas, bailando, cantando... caminando al rededor de todo, saltando montañas, arriba de un barco. Ese niño fue un oasis en éste dolor... y ha sido todo un descubrimiento. Es la continuidad de la vida de mi hermana Blanca a través de mi sobrino Osvaldo... es una rama más del tronco que formaron mis padres, es de alguna manera quizás, en una parte muy, muy pequeña... una parte de mi. 

Ya no voy a escribir sobre mi hermana... a penas el sábado pasado terminamos con las exequias... ya enterraron mis sobrinos lo último que quedaba de ella. Mi hermana Blanca descansa en paz y a mi me quedan aun 5 hermanos a quienes amar. Ma.Luisa, Ángeles, Leticia, Carmen y Radames y la descendencia de ellos. Afuera la vida sigue. Y yo, tengo tanto que hacer. sólo espero encontrar de nuevo el camino, recuperar mi sueño y seguir caminando.