Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

sábado, 21 de junio de 2014

Buenas noticias en medio de una, muy mala.

Las cosas van tomando forma... Ya está en edición desde hace un par de semanas el catálogo, este bendito catálogo que espero quede perfecto, como lo ideó Marilú, la diseñadora... La fundación es muy amable conmigo, muchísimo... Me dicen que soy el consentido, ja ja me causa mucha gracia y me sorprende que, no sé que habré hecho para merecer está deferencia, pero la acepto y por supuesto que lo que me pidan les daré siempre que pueda... Me han estado pidiendo que sea jurado en varias cosas, de ahí es que viene el haber sido jurado  en la Secretaría de Cultura en el concurso "del niño y la mar". Espero haberlo hecho bien. Ahora quieren que sea jurado en algo en loas prisiones de mi ciudad... por supuesto les dije que si.  Ya tengo fecha gil, para la presentación del catalogo, será el 29 de agosto a las 4 de la tarde en un recinto histórico de Manuel Tolsá... El Museo Nacional de San Carlos... no es poca cosa, es algo que ni en mis sueños más remotos jamás contemplé... y todo gracias a un joven al que le caigo bien y que le gusta mi trabajo;  Israel Mendoza, debo caerle muy bien, por qué a veces he creído que he sido hasta grosero al no aceptar sus invitaciones, pero no es así Gil, sencillamente soy muy inseguro en las reuniones con gente que no conozco. Eso de ver y ser visto, jamás ha ido conmigo. Vendrá a casa a escoger las piezas que quiere para la presentación y yo quiero darle una a él de regalo como agradecimiento a sus amabilidades... Es importante para mi dar algo a cambio de lo que recibo, de otra manera... siempre habrá  insatisfacción. Me dice que él lo hace por la amistad que tenemos de hace varios años... yo sé que si, y lo agradezco. 

Debo terminar el cuadro que tengo en el caballete, he estado a punto de borrarlo, de taparlo, no me convence mucho, no sé a dónde va... no sé ya para qué lo hago, pero debo terminarlo... las cosas que se me ocurren, son las más descabelladas y ya no quiero pintar nada así. Hoy es un buen día para hacerlo, hoy debo concluir esa pieza, dejarla que seque y ya seguir con lo que viene. No tengo telas... no tengo dónde pintar, en el baño he tenido una tabla que de repente se me antoja limpiar, secar y usar para pintar... cada que me baño la veo y pienso en lo que puedo hacer en ella... me vienen muchas imágenes, muchas... es grande, se presta para hacer una composición interesante, quizás la del personaje múltiple que he pensado con Daniel... no lo sé aún.  Así que supongo que debo sacar mi cera y ponerme a modelar la pieza que quiero fundir para la presentación de mi catálogo... debo hacer lo que quiero y ya después me pondré a pensar, con qué la voy a fundir... pero debo sacarla y verla para ponerme a trabajar, de otro modo, sólo es una idea y no concreto nada.

La salud de mi hermana Blanca va en deterioro, me dicen que no hay mejora, incluso se ha pensado que es cáncer, siguen haciendo estudios... yo espero que no sea eso lo que si es que el hígado está muy dañado... y la mal nutrición que ha tenido, no ayuda en nada. No sé que decir ante esto... no sé que es lo que siento, a decir verdad, me tiene paralizado todo esto. Me siento mal que ella esté en cama y yo preocupándome por mis cuadros y mi presentación. No puedo hacer nada... y escuchar me angustia... quiero que esté bien. Ahora sé que ella quiere vivir, me parece que es un buen comienzo, y habrá que esperar a que evolucione y mejore... pero es un proceso muy lento y largo. Esta desgastando a sus hijos, a mis hermanas... a todos. Yo he tenido mucho estrés por muchas cosas, hasta fiebre he tenido, me duelen los pies y las articulaciones,... no quiero enfermar. A veces estoy piense y piense y me emboto hasta el punto que me duele la cabeza. Quiero sonreír y me siento mal cuando lo hago... Lo que me está pasando con mi trabajo creativo es motivo de mucha alegría, pero...  la situación de mi hermana, no lo es. Y todo esto, me hace encerrarme en casa y la soledad es inmensa... sólo quiero dormir y dormir y dormir.... mis pensamientos no son los mejores mis pensamientos son pesimistas y lloro como estúpido. ¿qué puedo hacer yo?, ¿cómo puedo ayudar?, ¿cómo hago para que se sientan bien?... ¿cómo hago para que no me afecte todo? sentir jamás ha sido una bendición... sentir, siempre ha sido mi talón de Aquiles. El otro día me dijo Daniel en medio de una charla que viera lo que yo era capaz de hacer, él miraba mis cuadros... pero Gil, eso siempre lo he hecho como una manera de evasión... ¿Por qué no lo consigo ahora?

Los días lluviosos me ponen muy mal. Y trato de esta bien. El otro día mientras estaba en la tarja de la cocina, lavaba dos copas, dos platos, dos tazas, Me di cuenta de lo lindo que es hacer eso... dos almohadas, dos toallas en uso, dos juegos de llaves, dos pares de zapatos al pie de la cama... Casi cumplo 50 años, y aunque Mildred dice que soy muy joven y seguramente lo soy en algunos aspectos de la vida... me doy cuenta lo dificil que es caminar junto a alguien. Ya no tengo edad para esperar, ni para aspirar... se me fue la vida Gil... y no pude hacer que nadie se quedara. Han pasado muchos, y algunos han querido ser recipientes de  mis afectos. Pero siempre los destiempos... algunos me han dicho que me querían... algunos hasta me lo demostraron, otros hicieron lo que pudieron y por supuesto, habrá habido muchos que ni cuenta  me dí. Mi miopía,  mi necesidad infantil, mi estupidez, ... mi ignorancia y  mi falta de visión nebulizaron mi conciencia para no darme cuenta que yo les deje la puerta abierta... que yo los asuste.  Sentir, no es una bendición, como una vez me dijo una monja en San Cristobal... Sentir; es y ha sido la emoción que más estragos ha hecho en mi persona. Sentir; no ayuda en nada a la hora de mirar de frente al otro. Sentir es lo que me lleva a la cama solo, abrazando a mi perra... Los destiempos Gil... los destiempos. En la búsqueda de la libertad he dejado ir muchísimas cosas que  he lamentado  ... por eso. cuando en la tarja hay dos vasos, dos platos, dos cucharas, me inunda una sensación de bienestar ¡enorme! y son tan pocas veces que he tenido la oportunidad, Gil... que cuando sucede, hasta parece que entra el sol en la casa.