Si vas a usar alguna imagen de este blog, agradeceré mucho que des el crédito que corresponde, correctamente

lunes, 9 de junio de 2014

¿Dónde se quedó esa chispa?

 Hoy, mi hermana Blanca entró por segunda vez al hospital... Hace años que está deprimida. Sin duda la muerte de mis padres es algo que le afectó muchísimo, jamás ha podido reponerse ante eso. Debajo de eso hay responsabilidades no asumidas, actos hostiles que no le permiten estar en paz consigo misma... Hoy, debido a un mal hepático, su mente voló, no tiene conciencia de quién es, o qué hace ahí, o quienes son los que la rodean,.. dicen los médicos que no está del todo perdida, por qué reacciona su espíritu de supervivencia... agrede a quienes se le acercan, parece muy feo, pero es buena señal. No hay daño neurológico... y confió en que se recupere a si misma pronto. Es muy dificil ver que alguien de tu sangre decida perderse... es más dificil aun, tratar de explicar a los demás lo que yo creo puede ayudarles a sentirse mejor. Por su puesto, me duele muchísimo que esté en ese estado... Justo hoy, que hace un año mi hermano murió... su muerte, me hizo pensar en que ya estamos del lado de los que poco a poco nos debemos ir. No quiero que ella se vaya, no así. Me gustaría mucho poder ayudarla... poder meterme en su mente y componer lo que sea necesario para devolverle la alegría que ha perdido. Las ganas de vivir. El maravilloso regalo que es la vida. 
Con ella, me iba al cine, con ella pasaba horas charlando, comiendo, disfrutando su compañía... cuando caí enfermo, me llevaba manzanas y flores, No entiendo por qué, si fue capaz de cuidarme, no se procura amor para ella misma. 

¡Qué difícil es entender decisiones que no nos gustan de los demás!... No sé si es consciente de que todo lo que ha vivido, es producto de sus decisiones... La vida, la ha ido llevando poco a poco por esos rincones de soledad y tristeza... pero, incluso, dejar que la vida tome esas riendas, es una decisión propia. Me gustaría mucho creer que la medicina logrará todo...  Pero soy consciente que nada pasará que ella no quiera que pase. Me gustaría tanto darles un poco de paz a ella, a mis otros hermanos... a mis sobrinos. Decirles que de verdad, todo se torna más fácil cuando uno asume los errores y actúa frente a ellos. 

La vida no se detiene, la vida, es como una cascada de agua... que cae y cae sin parar. La vida sigue a pesar de nosotros mismos. Hace un año que murió mi hermano... y la vida, acá está... no para.

Debo tomar lo que me corresponde en todo esto, y no debo permitir, que mi mente reaccione mal ante ello. Tengo mucho por que dar gracias a la vida. tengo mucho por que sonreír, no me siento solo. Tengo mucho por hacer... y tengo que sacar fuerzas de dentro para poder enfrentar lo que sea con mis hermanos... y escuchar, si eso les sirve de algo. 

Quiero a Blanca, y quiero que esté bien. Ese es mi deseo... verla sonreír como siempre lo hizo,  verla hilarante, como cuando era el alma de las fiestas.